real estate menu left
real estate company logo
Spanish Chinese (Simplified) English French German Italian Portuguese
Sin pelos en la lengua
LAS CLAVES PARA VENDER UNA REVISTA DE FARANDULA PDF Print
Written by Giovanni Alarcón   
Tuesday, 21 October 2014 19:15

Una revista de farándula vende más si en portada está una mujer (no un hombre), debe ser bonita, ligera de ropa –pero no tanto, para que deje mucho a la imaginación- y debe contener una historia fuerte.

 

Sobre el tema es experta Paola Romero (De Palmira, egresada de la U. Javeriana), directora de la revista 15 minutos, la de mayor circulación en Colombia, porque llega a través de una suscripción, a los usuarios de telefonía celular y televisión Claro.

La revista está celebrando esta semana por lo alto sus primeros cinco años, con una fiesta amenizada por Mr Black y Jorge Celedón.

 

¿Cuáles son las portadas más vendedoras?

 

Es mejor mujer que hombre, es mejor hablar de televisión que de música porque en las revistas no oyes los discos, es mejor un personaje que sea bonito. Son leyes que utilizan las revistas alrededor del mundo, y siempre cualquier cosa es mejor que hablar de política o de religión.

 

No me lo inventé yo, lo estudiaron los gringos. En Televisa tuve la oportunidad de manejar licencias con empresas editoriales que te enseñaban todo el tiempo cómo se movía el mercado y qué era lo que vendía, y se pasaban años y años estudiando el asunto.

 

¿Quiénes son los escogidos para una portada?

 

Tiene que ser un personaje muy famoso, un personaje "A" que esté además en su minuto, que esté dominando el rating en la televisión, o un personaje no tan famoso pero con una historia de vida muy, muy, fuerte, tan fuerte que logre conmover.

 

Por ejemplo el caso de Adriana Betancourt, una presentadora de RCN que le acaban de hacer un trasplante de riñón y llevaba dos años con diálisis diaria. Esa fue una historia muy fuerte que vendió muchas revistas sin ser Adriana una persona muy famosa.

 

¿Qué vende más, las infidelidades, las enfermedades, la gente que sale del closet, las separaciones o los romances?

 

Todo eso, todas las historias venden, todo lo que tenga morbo al final.

 

¿Entonces, vive usted del morbo?

 

Es una revista hecha con un ejercicio periodístico serio y riguroso, tratando de sacar al chisme del chisme que es un rumor y convertirlo en una noticia, confirmando, llegando a las fuentes, y haciendo el ejercicio periodístico como debe ser.

 

Pero cuando yo hablo del morbo es que, ciertamente, lo que más vende tiene morbo.

 

¿Qué es morbo?

 

Dios mío... No sé...

 

Tiene que ver mucho con lo prohibido, le pasa a todos estos periódicos que tienen crímenes en la primera página, tienen una circulación increíble y eso tiene que ver con el morbo.

 

Conocer la vida privada de las estrellas, de la gente que vemos en televisión, eso también tiene que ver con el morbo.

 

¿Se ha graduado en morbo para vender mucho su revista?

 

Pues si así hay que decirlo...

 

A la gente le gusta conocer la vida de los famosos pero en este país somos bastante benévolos con la farándula. El ejercicio periodístico de farándula en países como Argentina, España o Estados Unidos es diferente, el tema del acoso del paparazzi, de que ya se meten en la casa de los famosos...

 

Aquí todavía somos muy respetuosos todos los medios que hacemos farándula. Creo que tiene que ver mucho con nuestra misma historia de violencia y que a la gente no le gusta que nadie sea violentado.

 

Nuestro periodismo de farándula es un periodismo no complaciente y no zalamero pero sí muy suave. Ejercemos mucha autocensura. Lo mejor de las revistas de farándula es lo que no se publica como decía un amigo mío que se llama Jorge Alfredo Vargas.

 

¿Hacemos un periodismo de farándula mojigato o tímido?

 

Yo creo que es tímido, contadas excepciones.

 

Hay revistas que no voy a nombrar, que salen con chismes falsos. Por ejemplo, Jennifer Aniston ha estado embarazada como 15 veces y hasta ahora no le conozco el hijo, es una herramienta para vender.


Difiero de ese periodismo porque uno debe tener las noticias confirmadas, hay que hacer periodismo de farándula, no chisme.

 

Yo saqué a Felipe Zuleta del clóset y conté que ¡muy varón! le había confesado a sus compañeros que dejaba a su mujer porque se había enamorado de Carlos, con quien finalmente se fue del país…

 

Yo lo hubiera publicado solamente si él lo hubiera admitido en declaraciones para la revista.

 

¿Cuál es la portada que más han vendido?

 

Una de Natalia París con unos tambores, cuando recién empezó el tema de ser disc jokey. Las modelos en este país siempre venden. A las mujeres nos gusta verlas, y los hombres les parecen buenas.

 

Amparo Grisales hoy, con los años que han pasado y con todo lo que tiene de carrera, es una mujer que sigue moviendo masas, y que genera pasiones, y cuando alguien genera pasiones hace que la gente se mueva mucho alrededor suyo.

 

También vendimos mucho una revista con portada de Paola Turbay.

 

¿Las mismas tres desde hace 20 años?

 

Sí. De hecho la farándula nuestra es muy reducida.

 

¿De los nuevos quién vende?

 

Hoy vendería mucho una revista un hombre que se llama Maluma, está en su momento. Es posible que en tres meses no sea así.

 

Taliana Vargas es una mujer refrescante, la gente la quiere mucho.

 

¿Y hay que inventarse una nueva historia de los personajes?

 

Tratamos de buscar una noticia o que haya una historia, porque no es cómo estás de linda te pongo sino que además tengamos algo que contar, si no, no tiene sentido. Pero definitivamente lo que más vende son las noticias, más que las tapas.

 

Por ejemplo, cuando nosotros sacamos lo de Robinson Díaz con Sara Corrales, esa revista que era nuestra tercera edición, fue la locura, y de ahí se pegó todo el mundo y arrancó el tema del escándalo.

 

¿Qué fue lo que contaron?

 

Que estaban juntos y que la mujer los había descubierto. Pero obviamente lo hicimos con mucha timidez, tratando de cuidar un tema familiar, pero contamos la historia. Sin detalles muy íntimos.

 

¿Otro chisme noticia grande?

 

Unas fotos que le hicimos a Juanes con Johanna Bahamón en una discoteca, también fueron bastante fuertes.

 

Cuando hay historias, cuando hay escándalos de por medio, eso es lo que más hace vender una revista, pero esos escándalos en Colombia no son muy frecuentes.

 

¿A Juanes y a la Bahamón le montaron la perseguidora, un fotográfo permanente?

 

No, estaban en un evento público donde dieron papaya. Uno no puede entrar a la casa de la gente porque aquí la ley protege el tema de la privacidad y la intimidad, pero si ellos están en un sitio público y estaban besándose pues tomamos fotos.

 

¿Cuál es el pico de ventas que ha tenido la revista y por qué o en qué circunstancia?

 

Este negocio ya tiene una suscripción entre los usuarios de Claro asegurada, no tiene tantos picos. Donde vemos el pico es en punto de venta, pero allí vendemos 15 mil revistas, no vendemos más. Mientras que estamos distribuyendo 480 mil entre usuarios.

 

¿Los feos no tienen cabida en una revista como esta?

 

Sí, pero no en la portada.

 

¿Los futbolistas negros tienen cabida en esta revista?

 

Sí, hay unos futbolistas negros divinos.

 

Pero ninguno ha aparecido en la revista que yo me acuerde.

 

Sí, Jackson Martínez.

 

Pero muy adentro, nunca portada...

 

Lo que pasa es que no tenemos tanto chisme o tanta información. Aquí todavía los deportistas tratan de ser muy reservados con su vida privada a diferencia de otros países donde se enamoran de una modelo, se exhiben en los bares, se emborrachan.

 

¿La idea es que ni pobres, ni negros, ni feos? Es decir, el 80 por ciento no tenemos posibilidades de ser portada de la revista...

 

Y tú tienes menos posibilidad porque no eres mujer.

 

Por ejemplo, ¿sacarían a Mandibula, el de Sábados Felices?

 

Adentro de la revista.

 

¿Hay algo de radio en la revista?

 

A veces sacamos personajes de radio, pero no tenemos una sección especializada.

 

¿Cómo se compone la redacción de 15 Minutos?

 

Somos 10 personas, tenemos una subdirectora, un editor, un corrector de estilo, un coordinador periodístico, tenemos también un editor web que maneja toda la página, redes sociales.

 

¿Qué piensa de colegas como "La Negra Candela"?

 

La quiero, la respeto. Sencillamente somos diferentes, ella tiene una forma de hacer las cosas y yo tengo otra completamente distinta, pero la verdad es una persona de mis afectos y de mi corazón.

 

¿Cómo le parece su programa “en exclusiva”, que reemplazó “el lavadero”?

 

Sólo he visto cinco minutos del programa, no me ha gustado, no me quedé al frente, no es solo problema de la negra sino de trabajar más el formato.

 

Es una copia de muchas cosas. A mí no me gustó. a diferencia de “La Red” que la veo todos los fines de semana, por lo menos uno de los dos programas. Me divierte, me gustan los presentadores, el formato. El otro no me atrapó.

 

¿Qué periodistas de farándula le gustan?


Me encanta Frank Solano, su desparpajo y todas las cosas que dice y sus dichos, y me gusta de toda la vida desde Medellín.


Hay un periodista de farándula a quien respeto mucho, León Giraldo, el director de la revista Elenco. También tengo que hablar de mi colega Natalia Romero, creo que es una gran periodista.

 
EL VICEMINISTRO FERRO SOLANILLA Y EL ASESINATO DE SU SOCIO PDF Print
Written by Edgar Artunduaga   
Tuesday, 21 October 2014 07:05

El propio presidente de la República posesionó a Carlos Roberto Ferro Solanilla, nuevo viceministro de asuntos políticos, “para enriquecer las relaciones entre los poderes”.

También comentó que Ferro se defendía como tigre en el Congreso en tareas legislativas para bien del país. Eso no es del todo cierto, pero no es motivo central de esta nota.

En el episodio que sí ha demostrado ser un tigre es uno muy oscuro, relacionado con el asesinato de su socio político, patrocinador económico y compinche, Segundo Eduardo Díaz Pinzón, ocurrido hace cinco años. El proceso permanece “sepultado” en una fiscalía de Fusagasugá, donde el nuevo viceministro domina todos los hilos de la política y la justicia.

Ferro y Díaz fueron secretarios de la gobernadora Leonor Serrano y desde ese entonces se hicieron socios y amigos, continuos visitantes del festival vallenato y otras fiestas nacionales, generalmente acompañados por parejas homosexuales.

El joven patrullero de la policía John Harold Arias Berján, por aquellos tiempos en el esquema de seguridad de Ferro, fue “cedido” a Díaz Pinzón. Mantuvieron una relación de pareja, mientras Ferro se hacía acompañar por un hermano del agente, notoriamente femenino.

Díaz Pinzón y Ferro tenían negocios grandes y hay testigos de que el primero solía entregar o girar importantes cifras de dinero al congresista, elegido con su apoyo económico, convertido en el mecenas de aquel muchacho que fue periodista de provincia, concejal de Fusa y después abogado, cuando ya era alto funcionario del gobierno de Cundinamarca.

Como ya lo he relatado, existe un video (registrado en las cámaras del edificio donde convivían) donde quedó esta evidencia: los dos (Díaz –el muerto- y Arias, el policía) entran de manera normal. Una hora después el ascensor desciende al sótano, con el policía que arrastra un bulto muy pesado, claramente un cuerpo. Otro hombre lo espera en un vehículo que rápidamente se acerca a la puerta del ascensor. Un tercer hombre vigila. “La carga” es introducida al baúl. Y el carro sale raudo del lugar. Cinco días después las autoridades descubren el cadáver, con señales de tortura.

No es claro que el patrullero haya asesinado a su amante, pero la familia de Díaz Pinzón no encuentra explicación a las presiones de Ferro y sus influencias para protegerlo. Después del asesinato lo mantuvo en el Congreso, y después lo hizo trasladar a su ciudad de origen.

El caso no ha pasado, en casi 70 meses, de la etapa de “indagación”, aunque no se ha movido un centímetro. Ni siquiera el policía indiciado ha sido obligado a comparecer. La Procuradora Claudia Chaparro Durán miró el asunto con indiferencia por casi cuatro años, el mismo tiempo que el fiscal segundo de Fusa (protegido de Ferro) ha dilatado el estudio, por una supuesta falta de ayudas técnicas y “excesiva carga laboral”.

 

El exsenador y ahora viceministro Ferro Solanilla, además de abrigar al policía, principal sospechoso del asesinato, se limitó a visitar a la madre del occiso y sin que le preguntaran nada dijo que no tenía nada que ver con la muerte de Segundo Eduardo. Aunque era cercano a toda la familia de la víctima, evadió todo contacto, excepto con un hermano a quien ayudó a pensionar como empleado del Congreso.

 

En la investigación han aparecido otros nombres como el de Luis Carlos S. Pero las mayores sospechas recaen sobre el patrullero Arias Berján, quien hoy se encarga de “ejercer autoridad” en Ibagué.

 

En un papelito, con su puño y letra, escribió en algún momento desesperado: “Mi padre un ladrón, mi madre una empleada, mi hermano un delincuente y yo no tengo amigos ni nada, un fracasado”.

 

Ferro Solanilla, entre tanto, se ha mantenido en silencio, convencido –quizá- que lo mejor es dejar morir la investigación y el proceso, que hoy agoniza en la fiscalía de Fusagasugá, como también murió en esa jurisdicción su amigo y socio Eduardo Díaz Pinzón.

 
ALBERTO PIEDRAHITA PACHECO MURIÓ “DE PENA MORAL” PDF Print
Written by Édgar Artunduaga   
Monday, 20 October 2014 15:39

“Me voy a morir de pena moral”, me dijo Alberto Piedrahita Pacheco la noche que celebramos los 80 años de doña Hilda Strauss. Se le veía destrozado, agobiado, ante la muerte reciente de su esposa, Ligia Guevara.

 

Sus hijos, por ayudarle, lo sacaron de la vieja casa que habitó la familia y ahora vivía en un pequeño apartamento. –“Es una tortura, me despierto y la veo al frente, me pasa toda la película de nuestra vida, no tengo paz”.

 

Hace un mes hablé con su nieta, Laura, y me comentó que Alberto estaba mal, no tanto del cuerpo como del alma. Se fue consumiendo en una profunda tristeza, de la cual no quería salir, se negaba a abandonar con ayuda de sicólogos o cualquier apoyo médico.

 

Piedrahita era un hombre de temperamento recio. Así fue desde pequeño, cuando comenzó como mensajero en una radio bogotana, venido de su natural Líbano, Tolima. Fue creciendo en el medio y las empresas descubrieron su talento y formidable voz. Primero RCN y después Caracol. También pasó un tiempo por Todelar.

 

Garganta prodigiosa y portentosa. Recuerdo que en la vieja casa de Caracol de la avenida de las Américas, todas las cabinas de radio debían cerrarse cuando hablaba en la suya Piedrahita, porque traspasaba paredes y se oía en otras radios.

 

Hombre culto, buena dicción, narrador privilegiado, por mucho tiempo de ciclismo pero antes de otros deportes. Fórmula de trabajo y de vida con Juan Harvey Caycedo, Fernando González Pacheco, Julio Arrastía Bricca (fallecidos todos), David Cañón, Velandia, Rueda y cientos de locutores y comentaristas deportivos que se formaron a su lado.

 

“El padrino”, como lo dieron en llamar sus compañeros, porque fue padrino católico de muchos y padrino profesional de otros, narró vueltas a Colombia por más de una veintena de años. Después compartió con Juan Harvey “Pase la tarde con Caracol”. Se consagró con su programa “la barra de las 13” (una de la tarde), que después fue de las 12, hasta cuando vendieron la emisora donde transmitía y se acabó el programa.

 

Guillermo Díaz Salamanca lo imitaba muy bien en La Luciérnaga, algo que le molestó mucho los primeros meses. Pero disparó su nombre y prestigio como también los aplausos y admiración por su trabajo.

 

Con el retiro de Diaz Salamanca de Caracol, Hernán Peláez le pidió a Piedrahita hacer su propio papel y debió hacer esfuerzos (cosas de la vida) para acercarse al personaje gracioso y a veces brabucón que se había inventando Guillermo.

 

Alberto admitía, sin incomodarse, que el aguardiente lo mantenía muy bien de salud. Almorzaba todos los días (de lunes a viernes) con Juan Harvey Caycedo y Gustavo Niño Mendoza y en la tertulia no faltaba el licor. Esos encuentros de varias horas –recuerda Niño- se mantuvieron por varios años hasta la muerte de Juanito, que –como lo he contado en un libro- terminó sus días voluntariamente.

 

La noche de los 80 de Hilda Strauss, Alberto –que tenía 82- se mantenía erguido, elegante con su smoking negro, pero ya no era el mismo personaje simpático que habíamos conocido. No estaba enfermo, no le dolía nada, según me dijo. Estaba acongojado, arrasado.

 

Y nadie pudo recuperarlo. Ningún esfuerzo familiar. Todo el cariño y pechiches del mundo, que le prodigaron los suyos, fueron insuficientes para que Piedrahita cambiara su decisión de irse, detrás de su mujer, su compañera fiel de toda la vida.

 

Con Alberto Piedrahita Pacheco se despide otro de los fundadores de la radio y la televisión colombiana, magníficos locutores –cultos, respetuosos, autodidactas, estudiosos, brillantes, de fino humor- que convirtieron la radio colombiana en la mejor del continente.

 

Que en paz descanse.

 

 

 

 
“NO PERMITIREMOS OBRAS INCONCLUSAS”: MINISTRA DE TRANSPORTE PDF Print
Written by Edgar Artunduaga   
Monday, 20 October 2014 06:18

¿De qué sirve hacer nuevas y modernas carreteras, si las que se hicieron se están dañando o están inconclusas?, le preguntamos a la Ministra Natalia Abello Vives.

Muchas de esas obras van a ser recibidas en los proyectos de cuarta generación, otras le seguiremos haciendo mantenimiento.

 

No permitiremos que esas obras queden inconclusas, ni se reciben conexiones de servicios que no son. Son condiciones, y el país ha venido haciendo ese aprendizaje.

 

Pero tengan la absoluta seguridad de que las obras serán terminadas, desafortunadamente no en el tiempo en que el país lo espera y lo necesita, pero sí en este cuatrenio.

 

Muchas de ellas van a ser recibidas dentro de las concesiones de 4G porque hoy están en construcción, todavía tienen atrasos y algunas problemáticas, terminan sus ejecuciones y sus etapas en 2015, 2016, 2017, y van a ser recibidas por las concesiones de 4G una vez ya estén adjudicadas.

 

Nos quedó la sensación de que la vía a Girardot no fue recibida oficialmente por nadie…


Es correcto, es que la etapa de construcción de este proyecto de la vía Bogotá-Girardot no ha culminado, le faltan 11 meses. Esta es una concesión a más largo plazo, y la etapa de construcción termina el año entrante.


El avance es del 95 por ciento. Yo diría que va muy bien, la doble calzada está construida y ese cinco por ciento son obras que aún no están terminadas. Son 22 puentes peatonales, 8 pasos deprimidos, 5 retornos vehiculares, construcción de paraderos, la glorieta de Girardot, el famoso tema del revestimiento secundario de los nichos de parqueo del túnel, la implementación y mejora de la señalización vial, además de algunas obras que no están terminadas y que todavía hay un plazo que nos preocupa que no se cumpla; también hay unas obras en reparación como son las losas de calzadas exclusivas de Transmilenio, la estabilización de taludes.


La variante de Melgar está cerrada, ese talud se está trabajando desde el mes de marzo, solamente se abre para darle prioridad a la vía los fines de semana en una calzada. Culmina la estabilización de de acuerdo con el programa en el mes de diciembre de este año.

 

Hay otro conjunto de obras que hay que reparar. El tratamiento de zonas de inestabilidad geológica, la reparación de las losas del túnel que implicaran un cierre temporal. Estamos esperando la definición de la interventoría con el concesionario.

No vamos a bajar la guardia, los contratos deben realizarse y las obras deben recibirse adecuadamente. Hasta el momento hay una recepción temprana, por decirlo así, o una puesta en servicio temprana para darle la vía a los ciudadanos, pero como recepción de obra a satisfacción aún no ha ocurrido.

Hay quienes sugieren que el gobierno persigue al contratista Carlos Collins, que asumió los túnes del Sumapaz y la Línea, por ser amigo del expresidente Uribe…

 

Recibimos un contrato en ejecución con serios problemas, y  advertimos la necesidad de culminación de la obra del túnel de La Línea. Visitamos la obra, hay informes de interventoría claros y el mismo contratista ha dicho que se requieren más recursos, y que todavía no se tienen los recursos para culminar la obra.

 

Ahí están los hechos, la obra no se ha terminado, hay un contrato con un alcance determinado que dice que la obra debe tener una conectividad de un punto al otro y no se ha realizado.

 

Nos corresponde tomar los correctivos del caso, llamar al contratista, revisar qué es lo que está pasando y en este momento estamos en un proceso de caducidad.

 

No se trata de un tema político, es un tema contractual, no han cumplido algunas metas del contrato y hay una discusión muy profunda del contratista si quiere o no hacerlo, si tiene o no los recursos, pero la realidad fáctica, contractual y de hecho, es que la obra no está terminada, y que el plazo contractual se vence en noviembre y no se va a terminar. Frente a eso hay una evaluación por parte del Invías que es la entidad contratante, de iniciar un trámite de caducidad, trámite que se está surtiendo.

 

Esa es la realidad contractual, la realidad fáctica, lo demás son especulaciones.

 

¿Cómo avanzan las obras del resto del país?


Muy bien, una agenda bastante movida. Hemos estado recorriendo 12 departamentos revisando todas las ejecuciones, sentándonos con los concesionarios, con los contratistas, y también priorizando las inversiones con todos los gobernadores, los alcaldes, los parlamentarios, las mismas fuerzas vivas de los departamentos.


Ha sido un ejercicio muy productivo, hoy tenemos una visión muy clara de las necesidades del país y del estado de los proyectos, de manera que podamos avanzar en la definición del plan de desarrollo y lo que se viene como ejecución presupuestal en los próximos cuatro años.


En resumen, para el ciudadano promedio, ¿qué son las vías 4G?

 

Cuando hablamos de 4G hablamos de concesiones de cuarta generación, en las cuales ya hemos avanzado en estructuraciones mucho más sólidas.

 

Se buscan concesiones modernas, seguras, con competitividad y con condiciones de vías que nos permitan tener una seguridad vial clara y una menor accidentalidad, y una mayor competitividad en términos de tiempo y de distancia, y por supuesto que nos ayuden a la conectividad con las regiones.


Estamos hablando de alrededor de 47 billones de pesos, 8 mil kilómetros de vías, que van a contribuir necesariamente a la competitividad del país pero sobre todo a la equidad y a la paz.

 
EL DRAMA DEL SENADOR ROBERTO GERLEIN PDF Print
Written by Édgar Artunduaga   
Thursday, 16 October 2014 17:36

Pensionarse es comenzar a morirse en vida, es creencia generalizada. Y al parecer resulta peor para quienes tienen que desprenderse no sólo del puesto sino del poder que ostentan los políticos, porque llegan a pensar que de ellos dependen miles de ciudadanos y hasta el futuro del país.

 

Un incómodo episodio vivido en la noche del miércoles por el senador Roberto Gerlein, con más de cuarenta años en el Congreso (debieron ayudarle a salir de un baño y trasladarlo de urgencias a una clínica) han traído el asunto nuevamente a la discusión pública.

 

El congresista costeño, un hombre de alta alcurnia, prestante, respetado, erudito, la más grande figura viva del conservatismo colombiano, regresó hace dos semanas a su curul después de un receso-licencia de 45 días, tras sufrir una isquemia cerebral leve.

 

El retorno de Gerlein sorprendió a sus colegas, que suponían un tiempo de mayor reposo y recuperación, o su retiro definitivo. Está pensionado, no tiene apuros económicos, cada vez la altura de Bogotá afecta más su salud.

 

Pero Gerlein no quiere dejar de asistir y ha sido un hombre disciplinado en su trabajo legislativo, donde ha hecho grandes aportes intelectuales, y también ha puesto a discutir al país con apuntes de humor político, como aquél de que las relaciones homosexuales son “excrementales”.

 

El verbo renunciar no suele conjugarse en la política y menos con la credencial en el bolsillo, tras procesos electorales complicados, costosos y demoledores.

 

El senador Víctor Renán Barco (liberal) se mantuvo en el Congreso hasta su muerte. El santandereano Hugo Serrano Gómez fue senador por tres años sin asistir a las sesiones, apoyado en artimañas de toda clase, que elaboraron con el secretario Emilio Otero. Murió ostentando el cargo.

 

Aurelio Iragorri Hormaza estuvo en el Congreso por 36 años y declinó postularse en las últimas elecciones, para no inhabilitar a su hijo, hoy ministro de agricultura. Pero resultó tan afectado y depresivo que viene siendo atendido sicológicamente para afrontar el momento.

 

Los expertos hablan de una negación frente al nuevo rol y los vacíos “existenciales” que representan. La decisión de Iragorri (su retiro) fue muy difícil, según sus allegados. Serrano nunca aceptó el retiro. Barco decía en broma: “el día que me derroten”.

 

Gerlein afirma: -“me siento bien”.

 

Quienes lo auxiliaron en su crisis de la noche anterior pensaron con temor en un desenlace fatal.

 

Quienes admiramos su inteligencia, gallardía y buen humor, hacemos votos por su recuperación, o por decisiones que hagan menos doloroso el drama que hoy afronta y la disyuntiva de soportar las largas y tediosas sesiones del Congreso, incómodo con sus problemas de salud.

Last Updated on Thursday, 16 October 2014 17:40
 
« StartPrev12345678910NextEnd »

Page 1 of 124


Edited: Giovanni Alarcon Moreno