real estate menu left
real estate company logo
Spanish Chinese (Simplified) English French German Italian Portuguese
Sin pelos en la lengua
“SILLA ESTÁTICA Y FRACASO” LLAMA GOBERNADOR DE NARIÑO LA FUMIGACIÓN DE CULTIVOS ILÍCITOS PDF Print
Written by Giovanni Alarcón   
Wednesday, 17 December 2014 09:44

“Nariño es uno de los departamentos, yo no diría golpeados sino martirizados por el conflicto, y a eso habría que sumarle la incidencia de los cultivos ilícitos y del narcotráfico para entender que estamos ante un departamento muy complejo, y por eso hemos expresado nuestro mayoritario apoyo al proceso de paz que se adelanta en La Habana”.

 

Es una buena radiografía de la situación, planteada por el gobenador Segundo Raúl Delgado, quien se lamenta de tan horrible panorama, en un marco de inmensas potencialidades, la mayor de ellas su gente.

 

Esta es gente buena, laboriosa, inteligente. Es un departamento con costa, con montaña, mares, ríos, diversidad de climas. La costa nariñense forma parte del Chocó biogeográfico, la segunda región más rica en biodiversidad del mundo.

 

Sin embargo, todas estas potencialidades encuentran en el conflicto un gran obstáculo para desarrollarse.

 

“Lo he dicho en varias oportunidades –agrega el gobernador- si hay región de Colombia, no solo que quiere, sino que necesita que el proceso de paz en La Habana salga bien, esa se llama Nariño, por ser una de las regiones más golpeadas por el conflicto. Estamos planteando que arranque pronto el desescalamiento del conflicto.

 

“Es la posicion del gobierno, que se sigue negociando en medio del conflicto, pero debe tener sus reglas, las del Derecho Internacional Humanitario.

 

Por ejemplo, que cesen las voladuras del oleoducto Trasandino, porque eso no solo tiene efectos económicos, contamina las fuentes hídricas, de las que consumen agua muchas comunidades, eso viola el Derecho Internacional Humanitario. Están afectando la infraestructura eléctrica y causan enormes daños con la siembra de minas.

 

Puede haber muchos hechos favorables. Evitar los actos indiscriminados del conflicto que afectan a la población civil sería un muy buen mensaje para ganar más confianza y más credibilidad en el proceso de paz en Colombia y particularmente en Nariño”.

 

¿Y cuáles han sido los estragos causados este año por la guerra?

 

Lo más grave, el costo de vidas humanas, indígenas, afros, policías, soldados y también guerrilleros. Ha sido muy golpeada la infraestructura del oleoducto Trasandino con consecuencias que el país no acaba de conocer.

 

¿Es cierto, como me dicen algunas personas, que la guerrilla se pasea cínicamente por varios municipios del departamento?


La guerrilla tiene presencia en varias zonas del departamento, especialmente hacia la costa y el occidente. La fuerza pública hace grandes sacrificios por mantener el orden, por garantizar la seguridad, pero cada día nos queda más claro que se necesita la negociación para que termine el conflicto.

 

La fórmula de la derrota militar de la guerrilla se intentó, se ha intentado durante muchos años, no ha dado resultado, y hoy la sociedad colombiana, con esceptisismo a veces, le está dando una oportunidad al diálogo y a la concertación.



Hay una controversia por estos días sobre la marihuana medicinal, ¿usted qué piensa?


A mí me parece que la marihuana debe tener entre los usos permitidos el medicinal. Si le sirve a la humanidad no veo por qué se pueda prohibir.

 

Muchos de los medicamentos tienen origen natural, y si hay componentes de la marihuana que puedan servirle a la salud de la gente para curar enfermedades creo que debe permitirse.


Estamos hablando de los fines terapéuticos de la marihuana, que es muy distinto a hablar del libre consumo, que con restricciones ya está permitido en el país.

 

¿Cómo avanza el programa regional para reemplazar las siembras ilegales?


Es una estrategia que fue puesta en prueba por mi antecesor, el doctor Antonio Navarro. Se llama "Sí se puede", que leída completa es "Sí se puede vivir sin coca, sí se puede vivir en la legalidad". Es una estrategia alternativa a la nacional que, con todo respeto, lo hemos dicho en todos los escenarios, se lo he dicho al propio señor Presidente de la República, no compartimos.


Catorce gobernadores en un determinado momento suscribimos un documento diciendo que la estrategia basada en la fumigación era ineficaz, un fracaso. Algunos la han llamado la de la silla estática porque fumigan, fumigan y fumigan, y la coca sigue ahí.

 

También es una estrategia que no le sirve a la paz, ni a la convivencia, agudiza el conflicto. La mayoría de familias que siembran coca son familias pobres que a duras penas hacen el salario mínimo, y si simplemente les fumigan los cultivos, además casi siempre con los cultivos de pan coger, termina en uno de estos caminos: O se involucra en un grupo armado ilegal o se migra a la minería ilegal que para mí es todavía más grave que los propios cultivos ilícitos, o termina de desplazado en un centro urbano.


Con la estrategia "Sí se puede" se habla de sustitución que es migrar, ahí sí, de los cultivos ilícitos a la economía lícita. Le doy este dato: mientras con fumigación en Nariño se redujo la coca en un 32 por ciento, con la estrategia "Sí se puede" se redujo en un 87 por ciento.


¿Y cuánto le ha costado al departamento?


El departamento ha invertido cerca de $2.000 millones. Este es un programa apoyado por la Unión Europea y el propio Gobierno Nacional. Es una estrategia que de Nariño le puede servir al país en la implementación del postconflicto.

 

Aprovecho para dar unos datos positivos sobre el departamento. Nariño creció en 2.6, pasó de 4 a 6.6, en competitividad. En desempeño integral estamos sextos en el país. En las pruebas Saber, las pruebas en calidad de educación, Nariño ocupó, en establecimientos educativos oficiales, el tercer lugar en el país. Y hace poco la Procuraduría General de la Nación reconoció a Nariño junto con Antioquia, Tolima y Meta, como uno de los departamentos donde más transparentemente se realiza la gestión y la contratación pública.

 
LAS FARC ATACAN CON SAÑA AL HUILA PDF Print
Written by Giovanni Alarcón   
Monday, 15 December 2014 04:30

En la última semana, la guerrilla lanzó un petardo contra instalaciones del molino Florhuila, arremetió contra un parqueadero de buses y fustigó una ferretería, todos los casos relacionados con la “vacuna” que imponen los subversivos a empresarios y gremios.

 

El caso más dramático es la persecución contra la empresa de buses Coomotor, la más importante del sur colombiano.

 

En la prensa local apareció un aviso de Armando Cuéllar sosteniendo el aviso de “soy capaz”, sumado a las miles de voces que creen posible los acuerdos de la Habana. Hoy está fuera del país, huyéndole a la guerrilla de las FARC que ha quemado diez buses de la empresa que gerencia. Y lo ha declarado objetivo militar.

 

Cuéllar considera que la paz debe ser propósito nacional y por lo mismo sigue confiando que el Estado lo ayude, cuando la verdad es que está sintiendo la terrible soledad del perseguido, porque distintos grupos de las FARC le están exigiendo más de $3 mil millones de pesos, para permitir que los vehículos sigan rodando en los doce departamentos del país, a donde hoy llega la insignia huilense.

 

Las extorsiones empezaron en julio de este año. Y la negativa de ceder, ha hecho que aumente la ola de terror contra los asociados de Coomotor, conductores y automotores. Negars a pagar “la vacuna” ha traído las consecuencias materiales referidas.

 

Les quemaron un bus en la vereda la variante, de Algeciras. Otro en el caserío La Vega, de San Andrés, Tello. Otro más en la vereda San Roque, de Alpujarra, Tolima.

 

Más tarde incendiaron un bus en el cruce las Delicias, Planadas, Tolima. Atacaron otro Coomotor en Santa Rita, Aipe, Huila. Dos en Tello, uno más entre La Plata y el municipio de La Argentina.

 

Temerariamente, también quemaron un carro en la zona urbana de Neiva, en las propias narices de las autoridades policiales y militares.

 

Los daños materiales superan los $500 millones de pesos y se ven afectados dueños, conductores y auxiliares.

 

Hay una situación más grave. No es un frente sino varios los grupos guerrilleros que le exigen dinero a Coomotor, según Cuéllar, a quien contacté en la clandestinidad.

 

La temida columna “Teófilo Forero” exige $100 millones.

El frente 17 “Angelino Godoy” pide $1.200 millones. “La Comisión Manuelita Sáenz” obliga al pago de $ 400 millones. Los del frente “Joselo Losada”, amenazan no calmarse si no les entregan $1.500 millones.

 

En total, $3.200 millones, so pena de no parar la violencia contra el parque automotor, sus propietarios, instalaciones administrativas y operativos, directivos de la organización. Y la cabeza del gerente y su familia.

 

No es cierto que Cuéllar haya estado en La Habana, hablando con los jefes de la guerrilla. Sin embargo, espera tener la oportunidad de hacer parte de este proceso, “como víctima que somos del conflicto, con el fin de solicitar un espacio para dirigirme a todo un país y exponer el viacrucis que debemos soportar para construir empresa, porque es imposible promover un desarrollo empresarial y mejoramiento en la calidad de vida de nuestra región, amenazados de muerte por la guerra”.

 

¿Y qué respuesta ha recibido del Gobierno?

 

Las autoridades de control y vigilancia como La policía Nacional y el Ejército Nacional de Colombia y Fiscalía nos han brindado el soporte y apoyo en inducción de medidas preventivas y correctivas de seguridad para nuestras actividades, pero consideramos que hace falta articulación entre las autoridades judiciales, militares y de la policía para detener el terror que ha causado las FARC.

 

Armando Cuéllar, inteligente y valiente en la conducción de una de las empresas más emblemáticas del Huila, se renueva amigo y promotor de la paz, “cimentada con la tolerancia, respeto, la integridad, transparencia y sentido de pertenencia con el país, palabras claves que se deben fomentar día a día para sobrevivir estos tiempos de violencia que agobian  nuestro entorno”.

 

Mientras tanto, Cuéllar asume con vocación de luchador pacífico y demócrata las consecuencias de no ceder a las pretensiones de las FARC. Pero toma medidas de seguridad para no ser uno más de los mártires asesinados por la guerrilla.

 

Son las viceversas de la vida y del país. El Estado defiende y acompaña a los jefes guerrilleros en sus idas y venidas a la Habana. Y empresas y personas como Coomotor y Cuéllar….que se defiendan como puedan, mientras llega la paz. Si llega. @Artunduaga_

 

 

 

 

 
EL GOBERNADOR DE SANTANDER Y SU PADRE PARAMILITAR PDF Print
Written by Giovanni Alarcón   
Tuesday, 09 December 2014 05:51

Richard Aguilar, de 33 años, es gobernador de Santander. Su hermano, de 37, es senador (Nerthink Mauricio). Los dos fueron elegidos con los votos de su padre, el coronel Aguilar, hoy en la cárcel por paramilitarismo, después de desempeñarse también como gobernador, tras haber disparado –en calidad de policía- el último tiro contra el temido Pablo Escobar.

 

-“Se me endilga el apellido Aguilar y se me ataca por ser hijo de quien soy, pero no analizan mi gobierno”, se defiende.

 

Qué tal (añade) que le impidieran trabajar a León Valencia por ser exguerrillero, o a Navarro Wolf por haber sido militante y guerrero del M-19.

 

Quizá por sus largos años en Estados Unidos (ostenta un máster en Georgetow y University of Pensilvania) no maneja muy bien el español, me quedó claro en la entrevista que le hice en Todelar, a propósito del lanzamiento de su libro “el hijo de la guerra”.

 

-“Le repito. Es un apellido que no me pueden indilgar (sic), y es un apellido que con toda franqueza le hablo al país porque el que cuenta acá su historia es Richard Aguilar. Es fácil hablar pero es difícil darse el tiempo de conocer.


Yo no puedo nunca desmeritar (sic) ni hablar mal de mi padre porque mi padre es mi padre, y seguirá siendo mi padre. Una cosa es Hugo Aguilar y una cosa es Richard Aguilar, y por eso yo vengo hoy no solamente como un gobernador de un departamento tan pujante como Santander sino como un hijo de la guerra por mis vivencias.

 

Estuve privado de muchas cosas en mi infancia, de sentir el peor, valga la redundancia, el peor sentimiento que uno puede sentir es tener un hermano o un familiar secuestrado, hay una gran impotencia, lo seguimos padeciendo aquí en Colombia. Y no quiero más hijos de la guerra en Colombia. Viví en carne propia el conflicto.

 

Yo tenía un escolta que me cuidaba, era bueno porque chicaneaba con mis compañeros para que no me la montaran pero cuando lo asesinaron, casi tres meses antes de lo de Pablo Escobar, yo ahí me di cuenta, que mi sueño de ser policía -porque yo quería ser policía- se fue desvaneciendo. No quería ver a mi madre llorar, yo no quiero ver a mis hijos llorar y por eso me fui por la rama de las leyes y de la justicia.


¿Su padre dónde está detenido?


Está en San Gil, Santander.


Es un privilegio, en su tierra, cerca de los suyos, buen clima…

 

Sí, allá mucho mejor que en el frío acá de Bogotá.

 

¿A cuántos años fue condenado?

 

A él lo condenaron a nueve años y ocho meses si no estoy mal, un poco más allá de los nueve años.


¿Cuándo podría salir?

 

No sabría decirte.

 

¿Por qué se cree hijo de la guerra?

Lo he dicho, soy hijo de un expolicía, un hermano fue secuestrado, paramilitares mataron a unos familiares, un tío, dos primos de mi padre, y empiezo a contar mis vivencias ahora que quiere Colombia lograr la paz.

 

Vemos un país polarizado, atrincherado en sufrimientos, en posiciones personales que llevan al camino de ataduras hacia los odios, hacia una mentalidad a veces mezquina y no una mentalidad objetiva.

 

Quiero mandar un mensaje de reconciliación, un mensaje constructivo, para convertirnos en gestores de paz.


Aún no tengo hijos pero no quiero que crezcan en este ambiente hostil. Lo he vivido, yo aprendí a montar bicicleta en un sótano debido a las persecuciones que tenían contra mi padre. En mi infancia me vi privado de muchas cosas que un niño de esa edad quisiera hacer, y la situación ahora –aunque hemos mejorado- no es diferente, sobre todo para los hijos de policías y soldados.

 

¿Cuál es la situación concreta relacionada con su padre, en la cárcel por paramilitarismo?

 

Lo veo como un drama familiar que no se lo deseo a nadie, y por eso cuento mi historia. Es importante que sepan cuáles son las vivencias que he tenido, y no solamente vivencias.

 

Comienzo escribiendo este libro cuando era cónsul general de Colombia en Chile.


Yo invito a que todos cuenten su historia porque todos, directa o indirectamente tienen algo que contar, para que dejemos esa polarización y mantengamos un discurso más constructivo en pro de lo que queremos que es el bien supremo que es el bienestar de Colombia.

 

¿Cómo es que su papá, señalado como héroe por haber matado a Pablo Escobar, termina después de paramilitar, según la justicia colombiana?


Los complejos vericuetos de esta vida. En el libro narro esa vivencia, la narro desde la perspectiva de un hijo, del dolor que puede sentir una familia, y confiado de esa inocencia de un padre. Lo reitero, es un drama familiar.

 

Pero nada me impide contar mi historia y tener tener la autoridad de contar mis vivencias.

 

¿Por qué su padre se convierte en paramilitar?

 

Yo estaba haciendo la campaña y me acababa de echar un discurso. Me entra la llamada de mi padre, donde él manifiesta que fue capturado. Voy a la Fiscalía, lo abrazo, y él me dice algo que tengo pleno convencimiento actualmente: "Hijo, yo lo único que he hecho es servirle a esta patria y servirle a este departamento".


¿Cómo llega a la gobernación y su hermano al Senado sin el emporio de su padre paramilitar, según la justicia?

 

En la campaña me desmeritaban (sic) por mi cara y por mi juventud.

 

Pero empecé a solicitarle el apoyo a todos los santandereanos y obtuve una mayoría abrumadora, un 56 por ciento, casi 169 mil votos de diferencia.

 

Le gané a Fernando Cote Peña, experimentado y maduro. Saqué a relucir mis fortalezas académicas. Soy abogado especialista en derecho comercial y financiero, logré educarme donde se han educado expresidentes como Bill Clinton, como la presidente de Costa Rica, Laura Chinchilla, el actual príncipe, perdón, Rey de España, Felipe de Borbón, en la Universidad de Georgetown.


Tuve esa gran oportunidad, esa gran fortuna de capacitarme, de ilustrarme como un líder, porque lo primero que me inculcaban en la Universidad de Georgetown era, ustedes vienen a ser son líderes, líderes en comercio, líderes en bufettes de abogados, líderes en política.

 

¿Y cree que ganó la gobernación por esos títulos académicos?

 

Muchos pudieron votar, por supuesto, por un reconocimiento que pueden tener por mi padre. Mi padre fue un gobernador que terminó con un 92 por ciento de popularidad, pero la campaña la lideró un joven llamado Richard Aguilar, y se generó un gran afecto y una campaña con mucho fervor.

 

¿Cómo el país lo acepta, y Santander lo elige sabiendo los vínculos paramilitares de su padre?

 

Como gobernador he logrado la mayor inversión histórica en el departamento, y tengo, y lo digo con mucha humildad y sencillez, el reconocimiento y la popularidad en Santander. Me reconocen como uno de los gobernadores más populares de Colombia, ratificado por una encuesta en CM&.

 

¿En qué partido ha militado?

 

Me inscribí por firmas. Se recogieron 123 mil firmas y me inscribí por el movimiento “Santander en serio”.

 

¿Y qué pasó con el partido de su padre?

 

Mi padre cuando fue gobernador militó en Convergencia Ciudadana, actual Opción Ciudadana si no estoy mal.

 

¿Y por quién votó en las últimas presidenciales?

 

Recuerde muy bien que el voto es secreto.

 

 

Richard Aguilar, de 33 años, es gobernador de Santander. Su hermano, de 37, es senador (Nerthink Mauricio). Los dos fueron elegidos con los votos de su padre, el coronel Aguilar, hoy en la cárcel por paramilitarismo, después de desempeñarse también como gobernador, tras haber disparado –en calidad de policía- el último tiro contra el temido Pablo Escobar.

 

-“Se me endilga el apellido Aguilar y se me ataca por ser hijo de quien soy, pero no analizan mi gobierno”, se defiende.

 

Qué tal (añade) que le impidieran trabajar a León Valencia por ser exguerrillero, o a Navarro Wolf por haber sido militante y guerrero del M-19.

 

Quizá por sus largos años en Estados Unidos (ostenta un máster en Georgetow y University of Pensilvania) no maneja muy bien el español, me quedó claro en la entrevista que le hice en Todelar, a propósito del lanzamiento de su libro “el hijo de la guerra”.

 

-“Le repito. Es un apellido que no me pueden indilgar (sic), y es un apellido que con toda franqueza le hablo al país porque el que cuenta acá su historia es Richard Aguilar. Es fácil hablar pero es difícil darse el tiempo de conocer.


Yo no puedo nunca desmeritar (sic) ni hablar mal de mi padre porque mi padre es mi padre, y seguirá siendo mi padre. Una cosa es Hugo Aguilar y una cosa es Richard Aguilar, y por eso yo vengo hoy no solamente como un gobernador de un departamento tan pujante como Santander sino como un hijo de la guerra por mis vivencias.

 

Estuve privado de muchas cosas en mi infancia, de sentir el peor, valga la redundancia, el peor sentimiento que uno puede sentir es tener un hermano o un familiar secuestrado, hay una gran impotencia, lo seguimos padeciendo aquí en Colombia. Y no quiero más hijos de la guerra en Colombia. Viví en carne propia el conflicto.

 

Yo tenía un escolta que me cuidaba, era bueno porque chicaneaba con mis compañeros para que no me la montaran pero cuando lo asesinaron, casi tres meses antes de lo de Pablo Escobar, yo ahí me di cuenta, que mi sueño de ser policía -porque yo quería ser policía- se fue desvaneciendo. No quería ver a mi madre llorar, yo no quiero ver a mis hijos llorar y por eso me fui por la rama de las leyes y de la justicia.


¿Su padre dónde está detenido?


Está en San Gil, Santander.


Es un privilegio, en su tierra, cerca de los suyos, buen clima…

 

Sí, allá mucho mejor que en el frío acá de Bogotá.

 

¿A cuántos años fue condenado?

 

A él lo condenaron a nueve años y ocho meses si no estoy mal, un poco más allá de los nueve años.


¿Cuándo podría salir?

 

No sabría decirte.

 

¿Por qué se cree hijo de la guerra?

Lo he dicho, soy hijo de un expolicía, un hermano fue secuestrado, paramilitares mataron a unos familiares, un tío, dos primos de mi padre, y empiezo a contar mis vivencias ahora que quiere Colombia lograr la paz.

 

Vemos un país polarizado, atrincherado en sufrimientos, en posiciones personales que llevan al camino de ataduras hacia los odios, hacia una mentalidad a veces mezquina y no una mentalidad objetiva.

 

Quiero mandar un mensaje de reconciliación, un mensaje constructivo, para convertirnos en gestores de paz.


Aún no tengo hijos pero no quiero que crezcan en este ambiente hostil. Lo he vivido, yo aprendí a montar bicicleta en un sótano debido a las persecuciones que tenían contra mi padre. En mi infancia me vi privado de muchas cosas que un niño de esa edad quisiera hacer, y la situación ahora –aunque hemos mejorado- no es diferente, sobre todo para los hijos de policías y soldados.

 

¿Cuál es la situación concreta relacionada con su padre, en la cárcel por paramilitarismo?

 

Lo veo como un drama familiar que no se lo deseo a nadie, y por eso cuento mi historia. Es importante que sepan cuáles son las vivencias que he tenido, y no solamente vivencias.

 

Comienzo escribiendo este libro cuando era cónsul general de Colombia en Chile.


Yo invito a que todos cuenten su historia porque todos, directa o indirectamente tienen algo que contar, para que dejemos esa polarización y mantengamos un discurso más constructivo en pro de lo que queremos que es el bien supremo que es el bienestar de Colombia.

 

¿Cómo es que su papá, señalado como héroe por haber matado a Pablo Escobar, termina después de paramilitar, según la justicia colombiana?


Los complejos vericuetos de esta vida. En el libro narro esa vivencia, la narro desde la perspectiva de un hijo, del dolor que puede sentir una familia, y confiado de esa inocencia de un padre. Lo reitero, es un drama familiar.

 

Pero nada me impide contar mi historia y tener tener la autoridad de contar mis vivencias.

 

¿Por qué su padre se convierte en paramilitar?

 

Yo estaba haciendo la campaña y me acababa de echar un discurso. Me entra la llamada de mi padre, donde él manifiesta que fue capturado. Voy a la Fiscalía, lo abrazo, y él me dice algo que tengo pleno convencimiento actualmente: "Hijo, yo lo único que he hecho es servirle a esta patria y servirle a este departamento".


¿Cómo llega a la gobernación y su hermano al Senado sin el emporio de su padre paramilitar, según la justicia?

 

En la campaña me desmeritaban (sic) por mi cara y por mi juventud.

 

Pero empecé a solicitarle el apoyo a todos los santandereanos y obtuve una mayoría abrumadora, un 56 por ciento, casi 169 mil votos de diferencia.

 

Le gané a Fernando Cote Peña, experimentado y maduro. Saqué a relucir mis fortalezas académicas. Soy abogado especialista en derecho comercial y financiero, logré educarme donde se han educado expresidentes como Bill Clinton, como la presidente de Costa Rica, Laura Chinchilla, el actual príncipe, perdón, Rey de España, Felipe de Borbón, en la Universidad de Georgetown.


Tuve esa gran oportunidad, esa gran fortuna de capacitarme, de ilustrarme como un líder, porque lo primero que me inculcaban en la Universidad de Georgetown era, ustedes vienen a ser son líderes, líderes en comercio, líderes en bufettes de abogados, líderes en política.

 

¿Y cree que ganó la gobernación por esos títulos académicos?

 

Muchos pudieron votar, por supuesto, por un reconocimiento que pueden tener por mi padre. Mi padre fue un gobernador que terminó con un 92 por ciento de popularidad, pero la campaña la lideró un joven llamado Richard Aguilar, y se generó un gran afecto y una campaña con mucho fervor.

 

¿Cómo el país lo acepta, y Santander lo elige sabiendo los vínculos paramilitares de su padre?

 

Como gobernador he logrado la mayor inversión histórica en el departamento, y tengo, y lo digo con mucha humildad y sencillez, el reconocimiento y la popularidad en Santander. Me reconocen como uno de los gobernadores más populares de Colombia, ratificado por una encuesta en CM&.

 

¿En qué partido ha militado?

 

Me inscribí por firmas. Se recogieron 123 mil firmas y me inscribí por el movimiento “Santander en serio”.

 

¿Y qué pasó con el partido de su padre?

 

Mi padre cuando fue gobernador militó en Convergencia Ciudadana, actual Opción Ciudadana si no estoy mal.

 

¿Y por quién votó en las últimas presidenciales?

 

Recuerde muy bien que el voto es secreto.

 
“YO SOY CLAUDIA DE COLOMBIA Y PUNTO, LOS DEMÁS TIENEN QUE HACER SU NOMBRE” PDF Print
Written by Giovanni Alarcón   
Thursday, 04 December 2014 06:13

Ha regresado con entusiasmo de colegiala a los escenarios nacionales y acaba de lanzar un disco, con temas como Río Badillo y Cuando voy por la calle, que la catapultaron. Y canciones nuevas pegagosas y llamativas (Mentiras blancas). Julio Sánchez Cristo bautizó la obra: Toda una vida con Claudia de colombia.

 

Fue la cantante más internacional que tuvimos en los años 70s. Eran los tiempos en que la voz lo era casi todo. No habían llegado los videos y las pequeñas películas que hoy se montan alrededor de una sola canción.

 

Se paraba solemne frente al público y parecía flotar con delicadeza. Ligeros movimientos de manos y tenues bailecitos le bastaban para ser la estrella, consagrada con el premio Ondas de España (1972) y cientos de presentaciones en todo el continente.

 

Blanca Gladys Caldas es su nombre original, del cual nos olvidamos todos para dar paso a la estrella que estuvo a punto de ganarse el honor de protagonizar la ópera Evita Perón y cantarle al mundo “No llores por mí Argentina”. Perdió ante la española Paloma San Basilio.

 

-Hacía rato –dice- quería hacer un disco pero no encontraba el equipo de gente idóneo, que cumpliera con todos los requisitos de cumplimiento, seriedad, responsabilidad, calidad, experiencia, todas esas cosas, y las encontré en Jorge Luis Piloto, un compositor muy famoso.

 

Claudia explica el proceso del disco:

 

Curiosamente aquí es poco conocido (Piloto), pero él es dueño de muchísimos éxitos en el mundo con artistas latinos y americanos. Además es todo un señor, cuando fui a hablar con él me expresó su admiración porque los cubanos me admiran muchísimo.

 

Estoy muy contenta de haber hecho este disco con el sonido que yo quería, del estilo mío, porque si me saliera mi público me desconoce inmediatamente. Además no me sentiría bien.

 

Todos los músicos conocen bien la trayectoria de Claudia de Colombia, la respetan, la quieren y la estiman. Ese clima es muy importante, porque yo no puedo hacer un disco con desconocidos.

 

Piloto y el ingeniero me escucharon y se sorprendieron. Según ellos tengo una voz mejor que antes, más madura, y todos los que me han escuchado dicen lo mismo. Por eso me siento feliz, muy feliz.

 

Le pongo mucho cuidado a la cuerda, a la guitarra, al piano, a todo ese fondo musical que a mí me inspira para grabar. Si la pista no es bonita yo no voy a grabar, tiene que gustarme.

 

¿Cómo es su entorno, cómo es su vida?

 

Es una vida de trabajo, muy familiar. La familia es la única que a la larga perdura. Me gusta mucho estar ocupada, estar entretenida pero también saco tiempo para los míos.

 

Mi exesposo (Dumas, hijo del expresidente panameño Omar  Torrijos) murió de un infarto hace un año larguito. Tuvimos un hijo, hoy un hombre hecho y derecho.

 

Lo recuerdo bien. Cuando se casaron hubo críticas porque supuestamente usted era mayor que él…

 

Yo tenía un año más que él y eso me lo sacaron en la cara muchísimo. No sé por qué la gente es tan horrorosa. La periodista que habló del tema me puso como diez años más. Qué tontería, si la Duquesa de Alba estuvo con hombres más jóvenes. A ella la admiro mucho, que en el cielo esté, bárbara, genial. Como vivió su vida me parece estupendo, lo único que no me parece es que se echara tanto botox.


¿Después de Dumas cerró la puerta al matrimonio?

 

Sí. Tuve un divorcio muy difícil, muy triste. Soy una persona muy emotiva y muy radical, eso no es bueno para nadie pero yo soy así. Y quedé muy resentida.

 

¿Ese matrimonio duró cuánto tiempo?


No te voy a decir nada más. No más. No me gusta hablar de mi vida privada.

 

¿Hoy es feliz Claudia de Colombia?


Sí, siempre he sido feliz, pero eso no quiere decir que uno no tenga sus momentos, pero hay que sobrellevarlos, ¿no?


¿Es consciente que en esta reaparición podría no conseguir los aplausos de otros tiempos?

 

Estoy absolutamente consciente de eso, además porque los medios han dado un vuelco absoltuamente total y las cosas son muy diferentes.


¿Es un riesgo?


No, para nada. Mis admiradores están felices y yo lo hice por ellos, para que tengan un disco más de Claudia y un disco bien hecho.

 

No es que tenga otras ansiedades, ni económicas, ni de competir con los de hoy...

 

No, nada que ver. Yo soy Claudia de Colombia y punto, los demás tienen que hacer su nombre y unos terminarán su carrera, otros se quedarán en el camino pero cada uno tiene un espacio, yo he hecho el mío.

 

He tenido la gran suerte de que mi público a nivel nacional e internacional me aceptó desde mi primera canción, que eso es un lujo, es una bendición de Dios, y desde ahí me han querido, me han amado, me han admirado y me han seguido hasta el día de hoy.

 

Tengo una deuda con mi público. A mi la gente me encuentra en la calle y me dice "Claudia, ¿por qué no has grabado, con esa voz tan linda, es un pesar…Pero como yo soy tan exigente esperé hasta lograr un disco muy bueno como el que hoy les presento.

 
SANTISTAS Y URIBISTAS, PELEA DE PIRÓMANOS EN BOGOTÁ: PARTIDO VERDE PDF Print
Written by Giovanni Alarcón   
Wednesday, 03 December 2014 05:50

El concejal Antonio Sanguino es uno de los dirigentes más visibles del partido Alianza Verde y clave en las decisiones que se tomen en Bogotá, pensando en el sucesor del alcalde Petro.

 

Ante la posibilidad de que la campaña se polarice entre santistas (la llamada Unidad Nacional) y uribistas (con Francisco Santos), Sanguino afirma que “sería una pelea de pirómanos”

 

-Ojala no sea así, agrega. Sería desafortunado para la ciudad, que tiene tantos apremios, que necesita consensos, que necesita unirse alrededor de propósitos de ciudad. Un incendio promovido por uribistas y santistas no lo resiste ni se lo merece Bogotá.

 

Según Sanguino, la Alianza Verde viene haciendo un recorrido por todo el país. Han realizado 24 asambleas departamentales y estructurado todos los proyectos estratégicos del partido en materia de educación, de la innovación política, del centro de pensamiento, en organización de mujeres jóvenes.

 

-El partido tiene que ver con los gobiernos y decisiones afortunadas para la ciudad en los últimos 20 años, en el partido está la gente que estuvo con Mockus, que está con Peñalosa, la gente que estuvo con Lucho, y la que ha estado con Petro también.

 

Vamos a proponer una agenda de cambios y de soluciones a los apremiantes desafíos que la ciudad enfrenta hoy en materia de movilidad y de seguridad, sin abandonar la apuesta por reducir la desigualdad y la segregación social y territorial de la capital.

 

La Alianza Verde ha sugerido como candidatos a la alcaldía de Bogotá los nombres del propio Sanguino y del también concejal Carlos Vicente de Roux. Igualmente le han pedido al exalcalde Enrique Peñalosa contemplar la posibilidad.

 

Han barajado también nombres como el de Antonio Navarro, el de Camilo Romero, pero ellos aún no han respondido.

 

¿Qué compromisos tienen con la Unidad Nacional?

 

Nosotros no somos de la Unidad Nacional, no hacemos parte del gobierno del Presidente Santos. La mayoría de nuestro partido respaldó la reelección del Presidente Santos en segunda vuelta pero somos un proyecto político autónomo, independiente.

 

Por supuesto estamos abiertos a un diálogo con otras fuerzas políticas y ciudadanas de la ciudad, si las circunstancias obligan a construir una amplia convergencia, pero sentimos que el partido está en la obligación de presentarle una propuesta de gobierno decente y responsable a Bogotá.

 
« StartPrev12345678910NextEnd »

Page 1 of 130


Edited: Giovanni Alarcon Moreno