real estate menu left
real estate company logo
Spanish Chinese (Simplified) English French German Italian Portuguese
Sin pelos en la lengua
UN DOCTOR MUY CORROMPIDO PDF Print
Written by Giovanni Alarcón   
Wednesday, 04 March 2015 18:08

La joven prostituta fue detenida tras un escándalo en que se vio involucrada. El asunto se complicó porque sólo tiene 17 años, y la situación obliga a un tratamiento especial.

 

Al parecer la riña no tuvo mayores consecuencias y podía salir libre de inmediato, pero su condición de menor de edad no podía soslayarse jurídicamente.

 

Vinieron los interrogatorios formales y los encargados del asunto se encontraron con las confesiones de la joven, acerca de su vida y las circunstancias que la condujeron a prostituirse.

 

Tenía sólo 14 años y “un doctor” muy importante de Neiva le pagó primero para dejarse manosear y después para todo lo demás –explicó ella- que fue degenerando muy rápido en encuentros sadomasoquistas, obligados por el señor tan respetable de la sociedad huilense, socio de clubes y personaje destacado con frecuencia en las páginas sociales.

 

La muchacha recibía dinero y azotes, y con el tiempo menos plata pero más latigazos, hasta cuando la situación se volvió inmanejable para los dos. Ella estuvo hospitalizada un par de veces. Y él debió fingir accidentes y atracos, para justificar heridas y hematomas.

 

El doctor –cuyo nombre, con todos sus datos,  está consignado en el proceso judicial que se adelanta- prostituyó a la niña y después quiso compartirla con otros amigos, en orgías que se desarrollaban en su apartamento de Neiva.

 

Es bonita, espigada y ojos altaneros pero que emiten ráfagas de odio y desprecio. Se ve desdeñosa y envalentonada, pero pasa pronto a la tristeza, el llanto, la mansedumbre, la postración. Y cuando desciende de la rebeldía a la docilidad ha contado toda su terrible historia.

 

El doctor cada día exigía más violencia, casi bordeando la muerte. Ahí fue cuando volvió a la conciencia y entendió –desde la cúspide del precipicio- lo profundo del abismo y la inminencia de caer en él.

 

Despreciada por su familia (que la vio engallada con las joyas de fantasía que le compraban) no tuvo valor para implorar su perdón. Y optó por el camino de la prostitución abierta, “gremio” en el que también hay garroteras como en la política, hasta cuando alguien entra en desgracia.

 

Hablo de política, porque el degenerado en cuestión suele salir retratado con todos los personajes de la vida pública regional, a quienes al parecer también prostituye con sus negocios.

 

Estoy que me muero de las ganas por entregar su nombre –con pelos y señales- pero primero evalúo el tema de las restricciones legales que tiene el proceso, en la etapa que se surte.

 

Cuando me enteré del asunto pensé que eran las 50 sombras de Gray (a lo opita), pero descubrí que se trata de un infame y despreciable caso de corrupción de menores, con un protagonista inmerecidamente apreciado en la alta sociedad huilense.

 

 

 
CATALINA SE GANÓ LA LOTERÍA DE UNA ENFERMEDAD RARA ¡Y MORTAL! PDF Print
Written by Edgar Artunduaga   
Monday, 02 March 2015 21:36

Catalina (25 años) es hija de Elizabeth y mi amigo Olinto Uribe, escritor brillante, investigador profundo.

 

Hace un tiempo vienen enfrentando con valor y optimismo “la lotería” que se ganó su hijita, cuando el mundo se abría para ella lleno de oportunidades, por sus calidades como periodista y fotógrafa.

 

Es una de los muchos pacientes con enfermedades raras, huérfanas o poco frecuentes, que pueden ser más de siete mil, según la Organización Mundial de la Salud.

 

-Mi diagnostico –escribió en el periódico de su padre- fue a los 23, una edad inmadura y dicharachera como la de cualquier universitaria y no es irónico entonces que me empezara después de una noche de rumba.

 

Para los que estaban conmigo de pronto es solo un lugar mas, pero para mi es una noche que quedó grabada en mi mente (lo cual es mucho decir porque si hay algo que me caracteriza es esa mala memoria). Como buena colombiana le eché la culpa al sereno, “seguramente ese dolor es un frío que se metió”, pero ese “frío” se quedó por días, semanas…

 

Aunque es usual culpar al sistema de salud, debo admitir que tuve suerte. No fue una experiencia perfecta, no todo salió bien; pero cuando padeces una enfermedad como esta, todo adquiere un nuevo significado. Fui diagnosticada a tiempo y empecé un tratamiento.

 

No fue un año fácil para nadie; aun hoy, después de este tiempo, hay días difíciles pero tengo la fortuna y bendición que esos días son cada vez menores y esporádicos.

 

Quedé postrada por mucho tiempo y había días que incluso dependía de mi familia para comer porque mis manos no respondían.

Tuve que posponer mis estudios, pero aprendí de paciencia; la resignación no siempre es darse por vencido, es tomar un respiro y empezar de nuevo las veces que sea necesario.

 

Aprendí que no es “no puedo”, es “puedo pero a mi manera”, con calma y a mi tiempo, tal vez no llegue a la misma velocidad que una persona más sana que yo, pero llegaré… aunque me tarde, llegaré.

 

Entendí que tengo una enfermedad, pero no soy una enferma. Comprendí el valor de una familia, que aun estando en el fin del mundo se preocupan por mi salud, que me hicieron reír cuando la vida quería hacerme llorar, me tuvieron paciencia y entendimiento, hasta me llevaron a un sanador tratando de mejorar mi bienestar (no funcionó) pero el regalo mas grande que me dieron, fue saber que estaban ahí.

 

Tener una enfermedad autoinmune degenerativa e incurable no se lo deseo a nadie. Yo no la pedí, pero hoy la acepto como una lección. Mi vida cambió 180 grados después del diagnostico y a pesar del dolor, del malestar, del cansancio y a veces la frustración, lo que mas estoy es agradecida, no por los obstáculos que me ha dado y que seguramente enfrentaré… por la oportunidad de valorar la vida con nuevos ojos, unos ojos esperanzados y honrados de estar viva.

 

(Soy testigo parcial de sus padecimientos y su lucha vehementes. Me duele cuando intenta tomar una foto y no puede levantar la cámara. Me impacta que nada la detiene. Al día siguiente lo logra: la foto, la risa, la alegría de vivir. Los raros somos millones, que –no teniendo impedimentos físicos graves- no asumimos con enjundia la vida)

Last Updated on Tuesday, 03 March 2015 09:22
 
Periodismo y política se pervierten entre sí: Juan Gossaín PDF Print
Written by Edgar Artunduaga   
Monday, 02 March 2015 05:29

El poder de su palabra es envolvente. Gossaín se convierte en un remolino de emociones, historias, anécdotas y conceptos  que capturan al oyente por tiempo indefinido. En algún momento hay que detenerse para interrumpir su discurso y postergarlo para otro día, ojala pronto.

 

La disculpa de este encuentro fue su nuevo libro, “Memoria del Alcatraz”, el que acaba de publicar y que ya ocupa los primeros lugares en ventas. Más adelante hablamos sobre El alcatraz, pero primero sobre el periodismo de hoy.

 

-Mire Edgar, usted y yo que somos unos viejos en este oficio, casi unas reliquias, sabemos bien lo que está pasando. Los periodistas jóvenes que están apareciendo en Colombia son cada día mejores que los anteriores, hoy son mucho mejores que nuestra generación, vienen mejor preparados de la universidad. Eso es verdad, pero el problema no está ahí.

 

El problema está en que uno queda con una duda todos los días sobre temas éticos, sobre cuestiones de principios, sobre lo que no varía, lo que es inmodificable toda la vida, la independencia, la imparcialidad, la ética, la responsabilidad. Yo todas las noches me acuesto con una preocupación diciendo, ¿es la política la que está pervirtiendo a los medios o son los medios los que están pervirtiendo a la política?

 

¿Y qué se responde?


Que ambas cosas son ciertas, que es mutua la manipulación. ¿Sabe por qué? Porque es tolerada en ambos casos.

Los medios no pueden aducir inocencia. No, es que los directorios o los partidos políticos me están manipulando y yo no me había dado cuenta, no, es una manipulación tolerada. Se llama complicidad. Eso es lo que estoy viendo y me tiene pasmado, ver cómo los medios se han politizado en el peor sentido de la palabra.

 

Hoy en la radio nos despedimos de un doctor y saludamos al siguiente doctor…

 

Sí señor, estamos de acuerdo. Usted es un siquiatra de radio.

 

Los periodistas radiales tenemos que ayudar a cambiar las caras, las opiniones, que haya más oportunidades, que haya más gente, que haya variedad.

 

Mire Edgar, hay que darle oportunidad a los nuevos, hay que llamar gente distinta, gerentes diferentes, senadores distintos, candidatos diversos, hay que variar el país, hay que moverlo sí señor.

 

¿Por qué siendo tan sabroso escucharlo y por qué sabiendo usted tanto de tantas cosas, por qué en un momento dado hizo crisis la radio, su radio?

 

Es que la radio hizo crisis, le voy a decir por qué. En términos esenciales, las razones fundamentales de la crisis radial fueron las siguientes:

 

La primera de todas, la radio no supo guardar distancia con los temas políticos. Cuando digo los temas políticos me refiero también especialmente a los hombres políticos.

 

Segundo, la radio hizo crisis porque se adocenó, es decir, se volvió un hábito para nosotros hacer la misma radio. Usted lo acaba de decir, despido a un doctor que acabo de entrevistar, entrevisto a otro doctor, despido a ese doctor, llamo a otro doctor, y así se va la mañana. Se volvió rutinaria.


Esas son las verdaderas razones de por qué la radio entró en crisis, se volvió rutinaria y de lo rutinario a lo aburrido no hay sino un paso.

 

¿Qué radio haría hoy?

 

No me he puesto a pensarlo por una razón, se lo confieso, porque como a las 4:30 de la mañana que es la hora en que me levanto, de inmediato me siento a escribir. Voy oyendo radio a pedazos, y la voy oyendo, ni siquiera oyendo en el sentido literal de la expresión, la voy viendo en las páginas web ¿verdad? Veo la página web de RCN, la de Caracol, veo la página web suya, veo lo que usted escribe en KienyKe, leo la otra orilla, leo las dos caras, La Silla Vacía, vuelvo a la radio, por pedazos.

 

Y sería irresponsable, Edgar, que si solo la estoy viendo a pedazos y a raticos me pusiera a dar ejemplos sobre eso, no me siento autorizado.

 

Si me lee qué pena con usted Juan, un maestro de la escritura y la palabra...

 

Ay, que bella manera de decirlo modestamente.

 

Usted sabe que yo soy absolutamente sincero y franco, las cosas las digo como hay que decirlas. En su columna que yo leo tiene unas virtudes, la franqueza por ejemplo. A veces es más que franqueza, es crudeza, la crítica a ciertas personas que se la merecen, pero la justicia consiste en que así como críticas a quien merece crítica también reconoces al que merece reconocimiento. Eso es una buena columna, ahí me tiene usted. Y no como me pasa con muchos columnistas de la prensa.

 

Creo que a los lectores también les pasa, sobre todo a los columnistas que llevan más años escribiendo, algunos son excelentes, pero otros, ya uno sabe lo que van a decir.

¿Se sintió a gusto con su nuevo libro?

 

Me llegó una caja de libros pero ni siquiera la he abierto porque, le confieso, yo a los únicos libros que les tengo miedo en esta vida son los libros que yo escribo. No me acerco mucho a ellos, ¿sabe por qué?

 

Porque empieza el martirio, entonces abre uno la primera página y uno dice, ¿pero cómo pude escribir esto así, si pude haber dicho otra cosa?

 

Es cierto, la labor de la corrección es supremamente tortuosa…

 

Siempre lo es, porque a veces se siente como si estuviera descuartizando un hijo. Pero si esto lo procree yo mismo, si esto lo engendré yo, ¿cómo voy a despedazar esto? ¿Cómo voy a cortar aquí? A mí no me gusta esa tarea, siempre me ha parecido un poco criminal.

 

Creo que era Edgar Degas, dadaísta más que surrealista. Si no estoy mal era Degas que andaba con un pincel en el bolsillo y llevaba un pequeño maletín en la mano, y todo el mundo en París se preguntaba, ¿qué es lo que lleva Edgar en ese maletín tan misterioso?, no lo afloja nunca.

 

Era una paleta de colores, ahí llevaba los óleos, ahí llevaba todo, las pinturas. Sacaba su pincel del bolsillo del saco, abría el maletín y comenzaba a corregir en plena exposición los cuadros, corrigiendo lo que en el pasado le había quedado mal. Pues se le va a uno la vida en eso, yo no estoy intentando compararme con Degas, Dios me libre de semejante abuso.

 

Pero es como para volverse loco, uno de puerta en puerta tocando y diciendo "buenos días señora, ¿me presta el libro mío que usted tiene para corregirlo?" Ah, ¡lindo tema para un cuento!

 

Háblenos de su libro…

 

La editorial Intermedio me propuso que hiciéramos una colección de crónicas, es decir, de las crónicas ya publicadas, tanto en la revista Caras como en el diario El Tiempo.

Las crónicas de Caras son para mí muy valiosas porque yo estoy desde el día que nació la revista. Del diario El Tiempo, las crónicas que yo vengo escribiendo desde hace tres años y entre las dos constituyen el libro.

 

El libro es una mezcla curiosa, porque yo quise hacerlo así. Mire, está constituido por tres elementos diferentes, tres ángulos.


Uno, las crónicas pintorescas por así llamarlas, la crónica sobre el alcatraz que vuela todas las mañanas aquí delante de mi ventana, y el mar que veo.

 

Dos, están las crónicas de la forma como yo he enfrentado los grandes temas de la sociedad colombiana en estos tiempos nuestros, por ejemplo, las crónicas de por qué son tan caras las medicinas en Colombia, ¿qué está pasando con el sistema de salud, por qué es tan deficiente, por qué la gente se muere en la puerta de los hospitales?. El precio de la gasolina, ¿qué locura es esta, por qué la gasolina es tan cara en Colombia? ¿Por qué puede comprar uno gasolina colombiana en Corea donde es más barata que en Colombia que la produce? Bueno, toda esa serie de crónicas están allí.


Pero también hay un tercer tipo de crónicas, que son las que tienen que ver con la actualidad, con hechos que ocurren y es inevitable referirse a ellos, la visita del presidente Obama a Cartagena cuando yo descubrí que Obama utiliza vestidos blindados, y trajes y pantalones blindados por protección.

 

¿A la hora de escribir cuál es su manía?


¿Mi manía? Mi manía es escribir, hombre, le voy a decir por qué.

 

Cuando uno madruga para hacer programas de radio –y yo lo hice durante 30 años- se le queda pegado el hábito de madrugar. Puede uno acostarse a la hora que quiera, por tarde que te acuestes, a las 4:30 de la mañana estás en pie.


Y yo no soy trasnochador, a las 9 de la noche estoy profundo. Entonces me levando a las 4:30, me siento en mi escritorio, prendo mi computador y empiezo a escribir.

 

Y tengo una manía, la confieso, es un secreto, una hora y media después, 6 menos 5 o 6:04 minutos de la mañana, me paro del computador, voy y me siento frente al sol naciente para ver aparecer el sol, para ver cómo comienza el día, sobre todo para ver el sol reflejado en la bahía de Cartagena, que es uno de los espectáculos más bellos del mundo, sin lugar a dudas. Mi manía es hacerme acompañar del sol cuando estoy escribiendo, sí.

 

Tiene novelas, tiene cuentos, tiene crónicas, ¿dónde está la poesía, Juan Gossaín?


Es tal el respeto que me inspira la poesía que yo no me atrevo.


Aquí donde no nos está oyendo nadie, entre usted y yo, déjeme contarle un secreto...Mire, usted y yo sabemos que nada es más grande sobre la tierra que la poesía. Un amigo mío, el maestro Cabrera, el papá de Sergio, decía que la poesía es lo único que justifica la presencia del hombre sobre la tierra.

 

Yo sí perpetré poesía cuando era joven, pero la diferencia es que tuve buen cuidado de romperla y no sobrevivió nada de eso. Pésima poesía naturalmente y por fortuna desaparecida.

 

A mí me pasó eso con la poesía y resolví que no más, que no lo intentaba más.

 

Juan, ¿ qué libros le llamaron la atención del año pasado?

 

Hay unos jóvenes que a mí me parece que están haciendo en Colombia un excelente trabajo literario, Juan Gabriel Vásquez, "El ruido de las cosas al caer", me pareció una excelente novela. Posteguillo, me parece excelente escritor, pero sobre todo me he dedicado a releer lo que me gustó a lo largo de la vida.

 

Un día hace como cinco años me hice esta reflexión, si hay un montón de libros que me gustaron a lo largo de la vida, y ya no me va a alcanzar la vida para leerme todo lo que me falta, mejor me pongo a releer lo que ya me gustó, entonces estoy en eso, estoy releyendo.

 

Estoy releyendo todo Sófocles. Nadie ha entendido el alma humana mejor que ese hombre, y estoy dedicado a eso, a leer a los jóvenes y a releer a los muy viejos.

 

¿Además de Sófocles a quién más?

 

Bueno, hay unos prodigios. Por ejemplo, en literatura colombiana, estoy releyendo a Cepeda Zamudio. Cada vez que uno lo lee es una sorpresa nueva, es un nuevo asombro, es una revelación.

 

Otro escritor que estoy leyendo muchísimo, muchísimo, Faulkner, Faulkner de nuestra juventud, historias del sur de los Estados Unidos.

 

Y también mucho periodismo. Por ejemplo, las formidables investigaciones de Seymour Hersh sobre el gobierno de Kennedy, cómo nos reveló toda la verdad.

 

Se prergunta Sergio Araujo Castro: "¿cuántos de ustedes se han dado cuenta de que Juan Gossaín es el Gabo que nos queda?"

 

¡Virgen santísima! Dígale a Sergio que él es muy amable y generoso, pero yo no soy tan vanidoso como para creer que eso es verdad. Eso es un acto de cariño, es una demostración de afecto, pero yo no he perdido el sentido. ¡Yo no he perdido el sentido de las desproporciones ¡Tengo los pies puestos sobre la tierra. Nadie en la literatura colombiana se acerca a García Márquez.

 
LAS MOMIAS Y FANTASMAS DE CALDERÓN MOLINA PDF Print
Written by Édgar Artunduaga   
Wednesday, 25 February 2015 11:33

Ninguna culpa tiene el señor Gabriel Calderón Molina que su hija se hubiera casado con Julio César Triana, pequeño político regional, de quien desnudé en columna anterior su estrecha relación –de compadrazgo y compinchería- con el abogado Márlon Rivera Castro , investigado por sus relaciones con narcotraficantes.

 

Pero, como suele suceder, salió vocinglero y desaforado a atacarme, sin negar las andanzas del yerno, muy aventajado en la turbiedad de la política, baquiano en los andurriales de la corrupción.

 

Voy a ser indulgente con el candoroso señor Calderón y no me detengo en las razones de su salida abrupta de la alcaldía de San Agustín, como tampoco en sus desdichas personales y frustraciones burocráticas y políticas.

 

Me permito comentar –no para él que tiene sesgado el criterio y atormetada el alma- que varios años después de la lamentada muerte del exministro Lara Bonilla, Ordóñez y otras personas nos asociamos para licitar una emisora en Pitalito.

 

Calderón cita a Ordóñez –“como arma arrojadiza, como bala humana”- para denigrarme. Al señor Ordóñez no le parecía deshonrosa nuestra sociedad y fui objeto –junto con otros laboyanos- de amables y públicas atenciones.

 

Sobre Virginia Vallejo, que llegó a ser muy destacada en la televisión nacional, debí retirarla del noticiero de Arturo Abella, ganándome por siempre su animadversión.

 

Así las cosas, nada oculto ni me retracto de lo actuado en el llamado caso Lara, aunque deploro el triste final del personaje.

 

En cambio sí me sigo ocupando de la corrupción política del Huila, bastante extendida y temeraria, al parecer con el apoyo de brazos armados.

 

Es posible que el señor Calderón Molina –a quien veo con frecuencia en las páginas sociales en medio de un par de momias (su fuerte son las reliquias de San Agustín)- se invente entelequias y fantasmas, torturado por las actuaciones sospechosas del yerno.

 

-Usted no tiene la culpa, Gabriel.

-Y yo tampoco.

-Ni usted tiene la obligación de defender a Triana, como sí tiene que hacerlo Margarita con el alcalde Suárez, por la mudez conocida del funcionario.

 
“EN EL CONSEJO ELECTORAL IMPERA LA LÓGICA DE HAGÁMONOS PASITO”: MAGISTRADO NOVOA. PDF Print
Written by Édgar Artunduaga   
Wednesday, 25 February 2015 11:25

El magistrado Armando Novoa, miembro del Consejo Electoral, encuentra razonables las críticas contra ese organismo que obligaría –en el mediano plazo- a pensar en un rediseño de la entidad, como ocurre en otros países en donde los integrantes de los organismos electorales tienen un origen no partidista.

 

“Provienen de la academia, de concursos de méritos, de postulaciones de otros organismos pero no de los partidos porque si éstos postulan a los magistrados del Consejo Electoral, que son quienes vigilan a los partidos, el nivel de independencia es muy cuestionable”.

 

¿Abogaría por ese cambio?

 

Es indispensable de cara a una democracia moderna que haya una cirugía a fondo de los mecanismos de integración del Consejo Nacional Electoral. Todas las fuerzas políticas lo están diciendo. Lo dice el Centro Democrático, lo dicen los partidos que me postularon, y lo dicen hasta los acuerdos de La Habana en donde el único organismo que se menciona con nombre propio para ser objeto de una reforma es el Consejo Nacional Electoral.

 

(Novoa fue elegido por el Congreso, postulado por los partidos Alianza Verde, Polo Democrático Alternativo y el Movimiento MIRA).

 

El Consejo Electoral es una entidad que hace parte de la Organización Electoral, tiene como función principal el control, supervisión, no solamente de los procesos electorales, sino de la actividad política y partidista de las agrupaciones partidistas, además de ser un organismo consultivo del Gobierno y el ente rector en materia administrativa en la organización y seguimiento de los procesos electorales.


Me imagino que por venir usted de donde viene, debe velar con más ahínco por las garantías electorales de la oposición.


Durante muchos años, más de cuatro lustros, han sido contados con los dedos de las manos las ocasiones en donde el Consejo Nacional Electoral ha tomado decisiones en orden a proteger los derechos de la oposición, sea esta de cualquier orientación ideológica.

 

A manera de ejemplo, se supone que el Centro Democrático y el Polo están en la oposición, pero en la práctica cotidiana del Consejo Nacional Electoral el concepto de oposición no existe.

 

Es grave porque la Organización Electoral debe ofrecer las garantías suficientes a la oposición, empezando por las decisiones que internamente se toman, porque el que predica tiene que hacerlo en su propia casa, y eso generalmente no ocurre.

 

¿Qué ha pasado con la solicitud de que se revisen las cuentas del uribismo?

 

Hay unos ponentes designados que deben elaborar un proyecto luego de hacer unas indagaciones preliminares a efecto de que la sala tome una decisión sobre el tema.


O sea que nunca habrá resultados…

 

Ha pasado una cosa curiosa, y es que como el Consejo Nacional Electoral tiene una composición y un origen partidista, a veces tiende, me da a mí la impresión, tiende a predominar la lógica del hagámonos pasito. Si yo lo investigo a usted, usted me va a investigar a mí, y entonces en el fondo es mejor que ninguno de los dos nos investiguemos.

 

En parte lo que ha pasado con las cuentas de Óscar Iván Zuluaga, a mí manera de ver, es eso. Como van a investigar esas cuentas aparecieron del cubilete unas solicitudes de investigación contra las cuentas de los otros partidos con el propósito de que se produzca un juego de suma cero. No nos investiguemos porque es que como todos podemos haber incurrido en errores, o en inexactitudes en nuestras cuentas que vigila el Consejo Nacional Electoral entonces mejor dejemos así. Y eso me parece que es un muy mal mensaje institucionalmente hablando.


¿Pero es inoperante entonces el Consejo Electoral?

 

Las cosas no son blanco o negro. En algunos aspectos opera adecuadamente, hay una voluntad institucional de transformación, pero contra esa voluntad y contra ese propósito atentan las lógicas que le estoy mencionando, en el sentido de que como los miembros del Consejo tienen origen partidista, pues ellos defienden los intereses de sus propios partidos, dejando en segundo plano el deber de observación fundamental de las instituciones y de lo que ordena la propia Constitución.

 

¿Quién pidió examinar las cuentas del candidato Zuluaga?

 

Yo lo hice en la sala plena, debido a que hubo una declaración pública del señor Fiscal General de la Nación sobre irregularidades en esas cuentas.


¿También investigan las cuentas presentadas por el candidato Santos?

 

Se presentó una solicitud en ese sentido. La sala tomó la determinación de nombrar unos grupos de magistrados para que examinaran las cuentas de uno y otro candidato, de Zuluaga y de Santos.

 

El Consejo Electoral tendrá que refrendar los posibles acuerdos de La Habana, ¿han hablado sobre el particular?


El Consejo ha expedido una serie de resoluciones relacionadas con las campañas del próximo mes de octubre, y allí se fijaron unos topes relacionados con los mecanismos de participación, entre ellos con los referendos de carácter nacional.

 

¿Cómo se siente usted en la corporación?


Me siento en una orfandad total. Mi predicamento al interior del Consejo Electoral ha sido que en todas las decisiones se ponga por encima de la política el derecho y la Constitución.


En el caso particular mío, mi punto de referencia no son los partidos que me postularon porque incluso tienen ideas distintas sobre determinado tema. Mi punto de equilibrio más adecuado es la defensa de la institucionalidad aunque eso suene un poco estrambótico en ese escenario.

 

En términos coloquiales, ¿es un bicho raro el Consejo Electoral?

 

Sí, es un bicho raro, constitucionalmente se define como un órgano autónomo. Nos llaman magistrados pero en realidad somos consejeros, porque no estamos en la rama judicial, somos un organismo independiente. Tenemos que aplicar el derecho pero tenemos un origen partidista. Me parece importante que no haya, con el diseño actual, posibilidad de reelección inmediata de los miembros de ese Consejo.

 

He escuchado que también le dicen “triángulo de las Bermúdas”, porque se desaparecen muchas cosas, empezando por las discusiones…

 

Usted entenderá que yo tengo unas limitaciones propias de mi investidura...

 

No está bien que desnaturalice las funciones de mis compañeros y del equipo humano del Consejo Nacional Electoral, pero sí creo que es una entidad que le hace falta más transparencia, más rendición de cuentas, más control ciudadano y más compromiso con los postulados que establece nuestro ordenamiento constitucional, en el sentido de que el voto tiene que ser libre y transparente.

 

Nunca se supo si Pablo Ardila se había gastado 2 mil y 20 mil millones en su elección de gobernador de Cundinamarca…

 

Tiene toda la razón, no solamente en el caso de Pablo Ardila. Mire usted el tema del referendo reeleccionista, primero se produjo una sentencia de la Corte Constitucional, y después una decisión del Consejo Nacional Electoral que fue totalmente extemporánea y sin ninguna utilidad práctica al efecto que debía ocurrir.

 

En el tema de las campañas presidenciales del 2014 me temo que puede estar ocurriendo algo. Vamos a tener primero un pronunciamiento de la Fiscalía General de la Nación que una decisión de fondo del Consejo Nacional Electoral, y por eso mi insistencia en el sentido de que esas supuestas irregularidades se examinen a fondo para que podamos cumplir una función adecuada y en tiempo oportuno.

 
« StartPrev12345678910NextEnd »

Page 10 of 146


Edited: Giovanni Alarcon Moreno