real estate menu left
real estate company logo
Spanish Chinese (Simplified) English French German Italian Portuguese
Sin pelos en la lengua
FINANCIACIÓN TOTAL DE LAS CAMPAÑAS, PROPONE EL POLO DEMOCRÁTICO PDF Print
Written by Édgar Artunduaga   
Tuesday, 23 September 2014 17:33

El Polo Democrático considera que la actual reforma que discute el Congreso, presentada por el gobierno, no favorece a la oposición, pero sí a los sectores de la coalición “y eso es muy grave en una democracia, donde el poder está tan centralizado como en nuestro país”.

 

La excandidata presidencial de ese partido, Clara López, resume las iniciativas del Polo respecto al proyecto que busca el equilibrio de poderes:

 

Planteamos aspectos fundamentales como que el Estado deba financiar en un cien por ciento las campañas, para sacar de por medio ese tema de la financiación ilegal y de la utilización de recursos non sanctos. Que sea solamente el Estado con dineros públicos bien manejados, bien asignados.

 

Esperamos que vuelva a la tesis de la Constitución de 1991 que prohibió los auxilios parlamentarios en cualquiera de sus formas. De esa manera pensamos que también hay un equilibrio entre Gobierno y oposición.

 

La señora López sostiene que la base central y profunda que motiva nuestro proyecto es que la propuesta del Gobierno es demasiado parcial y no equilibra los poderes en un aspecto fundamental, la relación del gobierno con la sociedad y con la representación de la oposición de esta sociedad. Por eso planteamos una reforma en la cual proponemos temas centrales que tienen que ver con la defensa del pluralismo en la sociedad colombiana.

 

Primer tema: Reducción del umbral, el umbral del 3 por ciento mostró que deja por fuera expresiones que deben estar en el Senado de la República. Por ello planteamos que se debe bajar del 3 al 2 por ciento.

 

También proponemos que la circunscripción nacional no debe modificarse porque también reduce la posibilidad de que fuerzas alternativas accedan al Senado de la República, lo mismo que la lista cerrada; planteamos que debe mantenerse la opción de tener listas abiertas o listas cerradas.

 

Son temas que ayudan a que los sectores alternativos, que tienen muchas desventajas al momento de presentarse en las elecciones, puedan visibilizarse y puedan tener opción de llegar.

 

Lo que tiene que ver con la reelección presidencial, desde luego nosotros hemos estado siempre de acuerdo con que el "articulito" jamás ha debido introducirse en la Constitución, pero ahora le agregamos dos temas: Uno, que aplique también para la Vicepresidencia de la República, eso quiere decir que ningún presidente pueda posteriormente, no solo ser presidente sino ser vicepresidente, porque el vicepresidente tiene ocasión eventual de llegar a la Presidencia de la República.

 

En segundo lugar, que esa sea una cláusula pétrea de nuestra constitución, la prohibición de la reelección, que no se pueda volver a introducir por el constituyente delegado que es el Congreso de la República, y los que quieran algún día volver a introducir la reelección lo tengan que hacer a través de un referendo o una constituyente.

 

Tenemos la impresión que inicialmente el Polo apoyó al gobierno en este proyecto…

 

No, el Polo jamás apoyó el texto del equilibrio de poderes del Gobierno Nacional. Desde luego escuchamos su propuesta cuando fuimos llamados a recibir el texto, pero escuchar no es suscribir como piensan algunos colegas.

 
ARIZMENDI NO CONTADO PDF Print
Written by Édgar Artunduaga   
Monday, 22 September 2014 12:08

Gabriel García Márquez y Darío Arizmendi no solo fueron amigos por más de treinta años sino que se parecían.

 

¿Cualidades?

 

“La tenacidad, la disciplina, la decisión de llegar a una cosa y lograrlo y lograr absolutamente todas las cosas que quise y las que no he logrado es porque no las quise; y lo que no tengo es porque no lo quise, porque solamente quise ser como soy, desgraciadamente en eso va incluido mi mayor defecto que es mi optimismo irracional”.

 

La respuesta es de Gabo a Arizmendi, en una memorable entrevista por televisión. Darío –a quien conocí de cerca madrugando a su lado en 6 A.M, es del mismo corte. Lo que se propone lo consigue y aunque es amable, gocetas, parrandero, divertido, también es un trabajador incansable y perfeccionista.

 

Hace dos décadas, el rey de la radio era Yamid Amat y su abrupto retiro produjo (era diciembre, lo recuerdo bien) inmenso desconcierto. Reemplazar al creador del programa más escuchado de la mañana, parecía imposible.

 

Conocido el nombre de Darío Arizmendi Posada como el sucesor del “monstruo” hubo desconcierto. Lo suyo parecía ser exclusivamente el periodismo escrito. Era director del periódico El Mundo, de Medellín, había sido jefe de redacción de El Colombiano. Se había graduado en periodismo en España y tenía una maestría política. Su única experiencia radial eran unos pinitos en un programa en RCN.

 

Sus primeras semanas fueron fatales. Alguna vez dio la hora “ocha catorza”. Y en transmisión internacional celebró el triunfo de “Clin Bilton”. En el argot de la radio se afirma –cuando alguien se equivoca mucho- que “se cae entrando a la cabina”.

 

Nadie daba mucho por el futuro de Darío en el cargo. Buen periodista, decían todos. Bien relacionado, afirmaban otros. Muy cercano a Augusto López, quien lo había llevado a Caracol. Pero demasiado inexperto en radio.

 

Sin embargo, la férrea disciplina de Arizmendi y una tenacidad incomparable, no solo lo fueron consolidando sino convirtiendo en el mejor, contra todo pronóstico y en medio de no pocas controversias. Al margen de los gustos, Darío es primer lugar en el horario noticioso de la mañana.

 

Fue exitoso con su programa “Cara a Cara” en Caracol TV. Y logró muchos reconocimientos con el libro sobre la vida en cautiverio de Luis Eladio Pérez. Antes con “Cuándo se jodió Colombia?”. Y aplaudido internacionalmente con un libro que se tradujo a cinco idiomas sobre la obra de Fernando Botero, con una editorial alemana.

 

“Este libro de Darío Arizmendi (el que acaba de publicar) tiene el don de la genial complicidad que tanto caracterizó a Gabo en vida, y creo que le habría gustado”, dice el periodista Jon Lee Anderson. Ya está entre los más leídos de Colombia. Y se preparan ediciones en México, España, Chile y Argentina.

 

No es el Gabo escritor, sino el ser humano, la persona que se escondía detrás de esa figura pública extraordinaria. Las fotos son de Darío, que las fue guardando, al igual que muchos textos, respuestas, comentarios, durante tres décadas.


Darío fundó el periódico El Mundo en 1979 y a través de él se acercó a García Márquez.

 

“Tuvimos empatía, él admiraba mucho que hubiera unos quijotes, unos empresarios paisas y unos periodistas como yo que hubiéramos sido capaces de desafiar a El Colombiano, un periódico tan tradicional y de tanto arraigo, de tanta potencia y circulación en Antioquia, y eso le llamó la atención aparte que se identificó plenamente con el producto. Dijo: yo he querido hacer un periódico que llamaría El Otro, pero no sé cómo hacerlo, tengo el concepto periodístico pero no el concepto empresarial ni la gente con la que pueda acometerlo, y por eso me escribió y ahí empezó una relación que desde el principio fue muy fructífera, fue muy leal, fue muy transparente, fue muy franca, y la verdad lo acompañé en episodios excepcionales”, comenta Arizmendi.

 

“El Otro”, periódico con el que soñaba Gabo no se puso hacer. Se atravesó el premio Nobel, pero también el orden público en Colombia y el deterioro de la economía.

No quiero –dijo García Márquez- que se me recuerde por Cien años de soledad, ni por lo del Premio Nobel, sino por el periódico. Nací periodista y hoy me siento más reportero que nunca. Lo llevo en la sangre, me tira. Además, quiero que hagamos el mejor diario de América Latina, el mejor informado, el más veraz, el más exacto. Que nunca nos rectifiquen”.


Darío (que quieren o odian mucho por sus posiciones periodísticas o políticas) es un formidable anfitrión y gran amigo. Mantener la relación con Gabo, hombre prevenido, fue fruto de conquistar a toda su familia, empezando por Mercedes, “la Gaba”, intuitiva como buena guajira. “Si ella lo encontraba a uno merecedor de toda confianza, que iba sin ningún interés personal, económico, que había una amistad sincera, desinteresada, franca, automáticamente entraba, y en la medida que nos fuimos conociendo y tuvimos experiencias, y que yo le servía de informante de muchas cosas del país por mi posición de director de periódico, crecimos en la amistad y el respeto”.


Le recuerdo a Darío que en aquellos tiempos, cuando medio país pensaba (yo también) que andaba en la cuerda floja y parecía inminente su retiro, nos reunió a todos para anunciar que se sentía firme, que tenía pleno respaldo y que ni siquiera la edad lograría derrumbarlo. Graciosamente comentó que su familia es longeva. Su padre murió a los 101 años y su madre a los 87.

 

Y así ha sido. Darío lleva 24 años como director de noticias de Caracol y ya sobrepasó los 70 años de edad, muy vital, y es generoso en la fórmula: “combino una muy buena dieta, la práctica de golf los fines de semana, y todos los días, digamos que tres veces a la semana hago algo de ejercicio en mi casa y en un gimnasio una terapia.

 

¿Cuánto tiempo más en Caracol?

 

“Aquí me han dicho: mientras tu estés de buena salud, mientras tu quieras, tengas las ganas -y las tengo-, y los resultados se den, quédate hasta que sea, no le pongamos límite a esto”.

 

Así las cosas, para gusto y disgusto de muchos (sin saber en qué proporciones) habrá Arizmendi para mucho rato más. Yo lo celebro.

Last Updated on Monday, 22 September 2014 12:10
 
PRESIDENTE DE FENALCO TOMA DISTANCIA DE SANTOS PDF Print
Written by Édgar Artunduaga   
Monday, 22 September 2014 12:03

El Presidente de la Federación Nacional de Comerciales, FENALCO, Guillermo Botero (12 años en el cargo), le dijo hoy al presidente Santos y al país que se debe a sus afiliados y no a temas políticos, en respuesta a una supuesta y creciente incomodidad del Jefe del Estado con el dirigente gremial.

 

“La verdad –explica Botero- es que él no asistió al congreso de comerciantes y arguyó razones de agenda. Yo le creo. Posteriormente vino la salida mía de la junta de la Cámara de Comercio. Pienso que en su fuero presidencial, el Presidente está en pleno derecho de remover a personas que delega en las juntas”.

 

¿Siente que el presidente lo persigue o discrimina?

 

Yo me debo a mis afiliados y cumplo frente a ellos, y eso es lo que he venido haciendo. Tengo el apoyo de mis afiliados. Yo vivo recibiendo llamadas permanentemente de respaldo, de motivación, y diría que tengo el respaldo unánime de mi junta directiva.


¿Le pesa haberse tomado una foto con Óscar Iván Zuluaga, que lo tiene hoy en mala relación con el Presidente?


No, no me pesa, me parece que este es un país democrático donde uno vota y se toma fotografías con la persona que a bien tenga, y se relaciona con las personas que quiera. Este es un país de libertades, y como tal pienso que el Presidente seguirá gobernando para todos los colombianos.


Pero es evidente que lo está molestando…


¿El presidente a mí? No, para nada, no tengo ninguna molestia con el Presidente, yo tengo respeto por él, apoyo las cosas que me parecen apropiadas, y las que me parece que son objeto de crítica… hago críticas respetuosas y con fundamento, con argumentos intelectuales.


Doctor Botero, ¿en la campaña presidencial no fue usted santista sino uribista o zuluaguista, eso está claro?


Sí señor, eso está claro.

 

¿Y cree que eso tiene que ver con que lo hayan retirado de una junta directiva y que el Presidente no haya acompañado en Ibagué?


Pues hay que preguntárselo al Presidente, yo me tengo que atenerme  a la minuta que manda el Presidente que dice que es por razones de agenda.

 

¿Y usted le creyó?


Pues sí, yo soy de la corriente de Álvaro Gómez que decía que a las personas hay que creerles.

 

Dice La República que se están cocinando cambios en Fenalco. ¿Siente que le están moviendo la butaca??

 

No (Risas) Claro que no.

 

¿Qué está pasando al interior de Fenalco?

 

Acaba de ser reelegida hace ocho días la junta directiva. Hubo dos cambios en la junta, las demás personas continuaron, no hubo un cambio significativo, un relevo en Antioquia y otro en Bolívar.

 

Seguro hay confusión. Las llamadas grandes superficies tienen algunas inquietudes, la creación de una vicepresidencia de cadenas, pero son asuntos distintos.

 

Eso no está relacionado con nada. Es un tema que viene de atrás hace muchísimos años, que se maneja con todo el cuidado y la delicadeza con lo que ello implica.

 

El título precisa: "grandes superficies piden revolcón en Fenalco"…

 

Desde hace varios años ha habido una conversación con las grandes superficies sobre su relacionamiento y el papel que juegan, y es perfectamente explicable porque Fenalco es federativo, y ellos están afiliados en seccionales, pero tienen una problemática nacional que es muy compleja, que se atiende directamente desde Presidencia, y eso ha hecho que yo creara una dirección gremial de cadenas.


Hace cuatro meses ellos solicitaron un replanteamiento para que esa dirección gremial tuviera la característica de ser una vicepresidencia, y el tema lo ha venido estudiante la junta con un gran cuidado, celo y esmero.

 
“A LA CULTURA COLOMBIANA LE FALTAN INDICADORES”: JUAN DAVID CORREA, DIRECTOR DE ARCADIA PDF Print
Written by Édgar Artunduaga   
Friday, 19 September 2014 12:06

Los libros que más se venden en Colombia son los de coyuntura. Según Juan David Correa, director de la revista cultural Arcadia, vivimos muy pegados del acontecer diario, nos gustan los libros de alias Popeye, los escándalos del momento.


“Sin embargo, se mira la lista que por ejemplo publica el diario El Tiempo los sábados, se da cuenta que la literatura, la novela, es un género que a los colombianos les gusta mucho”.


Esa publicación la paga la Librería Nacional. ¿Es confiable?


Sería la oportunidad de invitar a la Cámara Colombiana del Libro de crear un sistema de estadísticas, que nos permita entender qué estamos leyendo.

 

La cultura en Colombia, así como está avanzando en muchas cosas, tiene ese gran lunar, le faltan indicadores. Necesitamos con urgencia crear esos indicadores para que la gente, y para que los editores sepan qué libros están prefiriendo los colombianos, y por ende qué publicar.

 

Felipe Ossa –dueño de la librería Nacional- es uno de los grandes libreros de este país, es un tipo que comenzó hace 60 años en Cali, en la Plaza Caicedo, en una librería muy famosa que hizo época y que todavía existe. Yo creo que los libreros son gente que el único interés que tienen es que los libros circulen, y que lleguen a las manos de los lectores.

 

Arcadia organiza el festival de librerías, que tiene desarrollo este fin de semana. ¿Qué novedades tiene el evento?

 

Los protagonistas son los libreros, y esa es la importancia de este festival.


En general los protagonistas en las ferias son los editores, o son los escritores, o es la programación cultural. Aquí el corazón de este festival, que se cumple en el Parque de la 93 son los libreros, que además atraviesan por un muy buen momento en Colombia, aunque es un país poco lector según las estadísticas.


Tenemos 18 libreros, 18 librerías que conforman una oferta distinta, pensada, curada, seleccionada para la gente que nos visite.

 

¿Y cuál es la diferencia entre el librero, el editor, la librería y cualquier otro término afín?

 

El editor es quien selecciona el material que va a publicar, como se usa en periodismo igual, pero el librero cumple una función crucial, es el canal de venta, es el que pone en las manos de un probable lector ese libro que ha sido publicado por un editor.


¿Y el librero es la librería?

 

No en todos los casos, acuérdese que durante mucho tiempo gracias a muchas crisis los libreros de alguna manera desaparecieron o estuvieron, si se quiere un poco, tras el velo del olvido. Sin embargo, se han recuperado esos viejos libreros como lo fue Buchols o el viejo Ungar en la Central, o como lo fueron tantos personajes en esta ciudad.

 

Hoy tenemos este conjunto de librerías administradas y gerenciadas por gente que es lectora. Para que alguien recomiende un libro tiene que ser lector, evidentemente, y eso es lo que tenemos en el festival.

 

Deme tres o cuatro ejemplos de libreros importantes en Bogotá…


En la zona de Palermo hay una librería hermosísima que se llama Casa Tomada, ahí hay una librera que se llama Ana María Aragón que abrió esta suerte de centro cultural.

 

Si se va arriba a la 46 con Séptima va a encontrar un librero más joven, más underground si se quiere, que se llama Marcos Ossa, que tiene una librería contracultural, que vende comics, que es de punk, esta librería se llama La Valija de Fuego y es uno de los descubrimientos del festival de librerías.


Si se va un poco más hacia el norte se va a encontrar a La Madriguera del Conejo en la calle 86 con carrera 11. David Roa hizo toda una apuesta por abrir una librería, y apostar por el libro independiente, por traer realmente joyas que se están editando en todo el mundo.


Y para terminar con un histórico lo invitaría a visitar la Librería Lerner de la calle 92 abajo de la 15, o en la sede centro que es en la Avenida Jiménez con carrera quinta, en donde Alba Inés Arias lleva más de 20 años educando, diría yo, o más bien señalando el camino de los libros en este país. Por supuesto también Lubina.


¿Y en el sur no hay opciones?

 

Es un drama que esta ciudad no haya pensado en una oferta de libreros en el sur de la ciudad. Hay algunos casos de libreros viejos en Kennedy, pero hay que reivindicar en medio de toda la incertidumbre y el caos que a veces vivimos en esta ciudad, que de todas maneras el sur sí cuenta con una infraestructura de oferta de libros a través de las grandes bibliotecas.


En el Tintal hay una gran biblioteca, en el Tunal hay una gran biblioteca, hay 11 bibliotecas más regadas desde Ciudad Bolívar hasta Suba.

¿Estamos leyendo más en Colombia?


Pues la última estadística dice que estamos leyendo igual, que más o menos leemos menos de un libro al año, lo cual es bastante triste. En América Latina somos, de abajo para arriba el tercer país, lo cual nos muestra una realidad evidentemente muy dura. Creo que un país que no lee es un país que no es capaz de ser crítico consigo mismo.

 

Basta ver el debate celebrado en el Senado (sobre paramilitarismo) para ver el bajo nivel de autocrítica de todos. Todos critican a los demás pero ninguno se mira el ombligo.


Acabo de venir de la Feria del Libro de Medellín, por ejemplo, es impresionante ver la cantidad de gente que va al Jardín Botánico de Medellín a ver libros, a comprar libros, a compartir con autores, a habitar un poco el mundo de la lectura.


¿Cómo le fue a usted con “Todo Pasa Pronto”?

 

Esa fue mi primera novela, hace ocho años. Uno vende más o menos mil libros y con eso basta. Medir los resultados sólo por las ventas es absurdo. Se va construyendo un tejido alrededor de la lectura.


¿A qué países somos comparables?

 

Estamos más o menos al nivel de Ecuador, de Venezuela, de Bolivia. Un ejemplo que me gusta mucho poner es Brasil, que se supone que sería un país muy potente, Argentina es otro caso con México, aunque México está muy por debajo de Argentina, los argentinos leen más o menos, una encuesta que leí hace poco, cuatro o cinco libros por año.

 

Brasil leía menos de dos libros por año antes de Lula, y Lula creó toda una política decidida de compra de libros a través del Estado para dotar bibliotecas públicas en todo el territorio nacional, cosa que se ha hecho en Colombia también, y Lula logró en sus ocho años doblar esa cifra, es decir, hoy Brasil está casi igual en lecturabilidad a Argentina.

 

Yo creo que esto pasa no solo por las librerías o las ventas de libros sino por las políticas culturales. Colombia la he tenido, Colombia desde hace 10 años puede decir que en cada municipio de este país hay una biblioteca pública, es verdad, no es un discurso. Esas bibliotecas públicas tienen alrededor de 2000 libros, pero los libros necesitan acompañamiento, y ahí es donde necesitamos insistir en que los libros solitos, como dice Borges, sin nadie que los abra, no sirven para nada.


¿Son muy caros los libros en Colombia?


No siento que los libros en Colombia sean tan caros como la gente cree. Los libros de gran formato o novedades tienen un precio comparativamente más alto que en países como Argentina o México, pero parece que desconocemos muchas cosas.

Por ejemplo, en Colombia se ha impuesto desde hace dos o tres años el libro de bolsillo, que fue una cultura que implantaron los franceses en países como Argentina y que evidentemente permite popularizar el libro, tenerlo a precios muy asequibles.


En Bogotá, en la calle 12, abajo de la Séptima, hay un gran centro cultural del libro usado, son dos pisos con sótanos, esos eran los vendedores de la calle 19 que se fueron todos a reunir allí. En Medellín hay un mercado del libro usado tremendo, todo el Eje Cafetero tiene un gran surtido.

 

En Colombia nos inventamos excusas para llegar a la cultura, nos parecen objetos de lujo, pero yo siento que nos da un poquito de pereza. En la educación se nos ha dicho desde muy pequeños que el libro es una cosa obligatoria, una cosa aburrida, nos han impuesto una lógica de leer mamotretos como El Quijote o como Cien Años de Soledad a los nueve, 10 años, y eso es un absurdo.

 

La lectura y el asunto de la lectura tiene que empezar con libros adecuados para cada edad, y debe ser un goce. La vida sin la lectura yo no la concibo. Creo que leer es un goce como ir a cine, como escribir, como pasear. Implantar ese discurso entre la gente ha sido muy difícil, y esa es la invitación de un festival como el que estamos haciendo, que la gente vaya y se vaya de paseo a mirar libros para empezar.


¿La Revista Arcadia es de literatura?

 

No, Arcadia es una revista de periodismo cultural.

 

¿Qué libro nos aconseja?


Depende para quien. Yo recomendaría dos escritores colombianos, uno que se llama Pablo Montoya que acaba de publicar su novela "Tríptico de la Infamia" con Random House, y se lo recomiendo a todos, vive en Medellín.

 

Y otro es Julio Esteban Constaín, de Popayán, que publicó su novela hace un par de meses, es un homenaje a Chesterton, el escritor inglés, que se llama "El Hombre que fue jueves", es una novela muy divertida, muy tranquila.

 

Recomendaría “Limonov”,  de un escritor francés que se llama Emmanuel Carrere. Limonov es un personaje fascinante, incluso para nuestra política de hoy, es una historia novelada muy buena, pero es fascinante porque se inicia en el comunismo soviético de los años 70 y termina en el fascismo ultraderechista de la Rusia de hoy en día.

 

Le recomiendo un escritor que es noruego, se llama Karl Ove Knausgard. Escribió seis libros, se han traducido dos al español, el conjunto de libros se llaman "Mi lucha", y el que estoy leyendo se llama "Un hombre enamorado". Es de una sencillez y de una vitalidad, y de una hermosura sobre la vida de todos los días, vidas como las nuestras, de clase media, de gente que tiene hijos, que trabaja desde las 5 de la mañana como ustedes. El título es una ironía al libro de Hitler, pero está compuesto por seis libros, y este segundo que está en las librerías se llama "Un hombre enamorado".

 

¿Qué otros atractivos tiene el festival?

 

Hay conciertos, toca un grupo que se llama Mala Fama; el sábado habrá dos conciertos de jazz, y cierran Los locos del ritmo a las 7 de la noche. El domingo tendremos jazz, y a partir de las 3 de la tarde Pedrina y Río.


Todas las mañanas hay programación con los niños, para que vayan con su familia.

 
HABLANDO DE RABOS Y EL ALCALDE DE PALERMO PDF Print
Written by Édgar Artunduaga   
Thursday, 18 September 2014 17:51

Ssobre el alcalde de Palermo, Orlando Polo Pimental, he venido escuchando los peores comentarios acerca de su falta de escrúpulos en el manejo de los dineros públicos, a tal punto que el viaje que hizo con su mujer y sus hijos a Cartagena por cuenta del municipio son poca cosa.

No tengo claro quién paga su viaje a Italia, con el cuento de visitar  la ciudad hermana del mismo nombre, lo que ha servido para que el funcionario también emprenda una visita “de estudio”.

Está claro que el alcalde Polo Pimental tiene rabo de paja. Pero no está bien que se meta con el de los demás, para desviar la atención de asuntos públicos. Una cosa es la cola que tengan para pisarle en su condición de alcalde y otra bien distinta escudriñar las sábanas.

Polo estaría propalando la versión de la supuesta homosexualidad del periodista Fancisco Arguello, y su relación con un funcionario de la Contraloría, quienes lo estarían chantajeando para frenar alguna investigación en ese ente de control.

Arguello (con quien tengo una buena relación personal y una gran admiración profesional, pero no respondió mis llamadas) está en su derecho de “ejercer” su sexualidad como le venga en gana y de hacerlo público o negarlo, si lo prefiere.

El alcalde no debe confundir a la opinión pública escondiendo sus abusos contra el erario, propalando especies de cama. Y el periodista tiene la obligación –con sus lectores y ciudadanía en general- de exigir claridad sobe la conducta del funcionario y la suya.

Para nadie es un secreto que algunos empleados ejercen abierto chantaje desde las denominadas “ías” (contraloría, procuraduría, fiscalía) pero no puede quedar en el ambiente la idea de que el periodista y su amigo se unieron para torcerle el pescuezo a la ley, máxime cuando Arguello ha sido recio en la lucha contra la corrupción.

El Ministerio público debería ser requerido por Arguello –de inmediato- para que investigue. La contraloría regional debería asumir las averiguaciones respectivas sobre el funcionario en cuestión. Y ponerle acelerador a las pesquisas sobre las actuaciones públicas del señor Polo Pimentel.

Si alguna autoridad no resuelve tomar en serio el asunto, éste se convierte en un chisme regional y el alcalde esconde su condición de corrupto diciendo que el periodista es homosexual.

Nada más conveniente para todos que la verdad se conozca a fondo. Los gustos sexuales de Arguello, si lo decide, pero –especialmente- sobre la pulcritud del alcalde de Palermo, quien tiene un largo rabo de paja.

 
« StartPrev12345678910NextEnd »

Page 10 of 130


Edited: Giovanni Alarcon Moreno