real estate menu left
real estate company logo
Spanish Chinese (Simplified) English French German Italian Portuguese
Sin pelos en la lengua
El Estado actualiza el inventario de bienes nacionales PDF Print
Written by Edgar Artunduaga   
Monday, 17 February 2014 08:59



En Colombia se roban las tierras porque tenemos hoy una desactualización del 56% del territorio rural, y un 3% de ese territorio no ha sido formado ni física ni jurídicamente.

 

La radiografía –cruel pero real- la cuenta Juan Antonio Nieto Escalante, director del Instituto Geográfico Agustin Codazzi, IGAC, encargado de elaborar la cartografía oficial del país, el mapa de la nación.

 

“Colombia es un país con una altísima informalidad en materia de propiedad de la tierra, y el primer acuerdo que se aprobó en La Habana habla de la actualización catastral rural en Colombia”.

 

Las tierras están subutilizadas….

 

Ese es uno de los estudios que surgen del Instituto.

 

Tenemos 22 millones de hectáreas con vocación agrícola y tan solo estamos explotando 5,3 millones de hectáreas. Por el contrario, tenemos 17 millones de hectáreas con vocación ganadera y hay una sobre-explotación de 35 millones de hectáreas.

 

Son datos de un estudio técnico entregado al Ministerio del ramo para que se pueda redefinir y replantear todo este modelo de desarrollo rural que ha presentado el Presidente Juan Manuel Santos.

 

¿Qué faltó? ¿Organización, voluntad política?

 

El gran reto que ha asumido este gobierno es el de levantar la sábana, la informalidad como lo ha mencionado el Superintendente, porque durante muchas décadas, esta situación es la que ha venido fomentando en problema de tierras.

 

Y cuando se habla de desactualización, estamos hablando de más de cinco años que el Estado no pasa por allí, para hablarlo de manera coloquial, a revisar física, jurídica y fiscalmente este territorio. Por lo tanto, hoy hay tierras que no sabemos de quién son y es justamente el propósito que tenemos en el IGAC.

 

¿Esos vacíos conducen que haya un campo fértil para la ilegalidad?

 

Totalmente. Yo pienso que ahora que se habla tanto del tema de despojos, el principal despojado ha sido sin duda el Estado colombiano, y el propósito que se tiene como política de Estado, como una política de Gobierno, es poder, entre las entidades que hacemos parte de todo este proceso de formalización y de legalización de predios en el país, generar esa legalidad. Que no haya un metro de tierra sin que tenga un nombre, un propietario claro.

 

¿Cómo se avanza en el proceso de actualización catastral multipropósito como lo llaman ustedes en el Instituto?

 

Esta es una reconceptualización que se está haciendo sobre el tema de catastro. A nosotros siempre se nos ha visto como un inductor de impuestos, como si el catastro solamente sirviera para que los alcaldes sobre esa base pudiesen establecer el tema de tarifas, de impuestos que pagan los ciudadanos todos los años. Lo que estamos buscando es que en adelante- el catrastro le entregue líneas técnicas a los alcaldes para reorientar el ordenamiento territorial, una asignatura pendiente del país.

 

¿Cuál es la relación de las tierras y la paz, según los diálogos de La Habana?

Es toda y todas las entidades del Estado trabajamos en el tema. El Incoder, superintendencias, la Unidad de Restitución de Tierras, el Ministerio de Agricultura especialmente en el programa de formalización, el IGAC, la Unidad de Víctimas, los departamentos, son los municipios.

 

¿Se está construyendo el mapa nacional?

 

Buscamos un sistema de información geográfico colombiano único. Hoy cada dependencia o entidad del Estado tiene su mapa, por llamarlo coloquialmente.

 

 

¿Cómo es el Instituto, su estructura?

 

Tenemos solvencia técnica y científica, garantizada con 78 años al servicio del país. Somos los encargados de hacer la cartografía oficial.

 

Estamos tratando de llegar con Google Earthy ya hemos implentado servicios de manera virtual.

 

Se busca identificar hasta el último metro de este país con el propósito de dejar clara la propiedad de esos predios. Aspiramos a actualizar 3 millones 300 mil predios.

 

¿En qué consiste el nuevo sistema catastral y el número predial nacional?

 

Es una decisión que tomamos recientemente y que se venía aplazando por años en el Instituto, con el propósito de generar fundamentalmente transparencia en los trámites catastrales que se efectúan en el país.

 

Hoy la información se maneja de manera fragmentada, muy arcaicamente, muy físicamente y el sistema nacional catastral va a permitir, junto con el número predial nacional, generar esa transparencia. Permitirá que los usuarios puedan hacer sus trámites desde donde se encuentren.

 

Hoy un parque cementerio –por ejemplo- se registra como un lote. Con el próximo número predial van a estar identificados los pequeños lotes que están dentro de ese gran lote, pero además también en el caso de la propiedad horizontal vamos a poder tener una mayor definición sobre las áreas, sobre lo que esa propiedad horizontal tiene, para que los alcaldes municipales, para que las entidades territoriales, puedan proceder con el respectivo cobro de impuesto.

 
“Con Petro, Bogotá será Venezuela”: Francisco Santos PDF Print
Written by Edgar Artunduaga   
Friday, 14 February 2014 11:37



En política, Pacho Santos se me parece a esos toreros que entran a la plaza y alegran el público...

-Pero al toro hay que matarlo, contesta sin pensarlo dos veces.

Me parece terrible su frase…

-Estamos hablando de toros, y en ese sentido matar es terminar la faena.

 

Se mete en un debate de los electrochoques y ahora dice –hablando de política- que al toro hay que matarlo….

 

Ojo al contexto. Me compara con los toreros alegres y yo le digo sí, los toreros alegres al final tienen que matar al toro, ese es el fin de la faena. O acaba uno como Pepe Cáceres que fue un gran torero pero se quedó ahí por no terminar la suerte suprema.

 

No quiero enredar el tema pero le pregunto, ¿a quién hay que matar?

 

¡Artunduaga carajo! ¡Mucho guache!

 

Aquí estamos hartos de ese discurso. Lo que necesitamos es una alianza cívica que le devuelva a Bogotá la viabilidad, el transporte, la limpieza, la seguridad, la salud, la educación, el empleo, la riqueza.

 

Por amor a Dios, Bogotá dividida es una ciudad que se hunde y nosotros lo que queremos es unir.

 

Hay quienes lo ven a usted como una rueda suelta, como un loquito que dice barbaridades sin el suficiente peso y responsabilidad...

 

Mire, que soy una persona informal sí. Jamás voy a cambiar. Que digo verdades que nadie se atreve a decir, sí. Eso para mí es una cualidad. Otros dicen que no, que es una barbaridad. Yo no soy una persona deshonesta que hago cálculos y digo lo que la gente quiere oír. No. Qué pena.

 

Que soy en ese sentido un político o un líder cívico totalmente distinto, sí. No me acomodo a las formas, está bien. Eso soy yo..

 

Pero también hay peso intelectual. Cuando quiera tenemos un debate de fondo sobre los temas que quieran, pero que digo las verdades tal y como las veo eso para mí es la característica más importante de mi vida.

Estuve a punto de presentarlo como dirigente conservador…

 

Estoy cercano.

 

Si es uribista es medio godo…

 

Nuestras ideas tienen unos vasos comunicantes, ¿para qué negarlo? Muchas cosas nuestras son del ideario conservador.

 

¿Se siente desautorizado por el uribismo en el tema de la revocatoria a Petro?

 

Yo sugerí que el presidente fijara su posición pero que dejara a todo el mundo en libertad, para no convertir el asunto en un enfrentamiento Petro-Uribe. Lo que sí quedó claro es que necesitamos hacer un movimiento cívico.

 

Otros quieren apoyar a Petro, como el doctor Fernando Loñondo. Quiere que el alcalde se quede, lo cual me sorprende profundamente.

 

¿Y por qué ataca al alcalde Petro?

Petro nunca quiso ser alcalde de Bogotá, quiso ser presidente. A él no le importa tapar un hueco. Ahora quiere convertirse en el gran redentor de las ideas populistas de izquierda, un poco parecido a lo que pasa en Venzuela.

 

Le digo a los bogotanos, no caigamos en esa trampa. Por favor, piensen. Si su vida en los últimos dos años mejoró en Bogotá, vote no, que se quede Petro. Si su vida empeoró en los últimos dos años vote sí. No podemos ser ajenos a Bogotá.

 

¿Usted se está saltando a Miguel Gómez Martínez que ha liderado el proceso de revocatoria?

 

No, al contrario. Esto es una sumatoria. Yo llegué a la vicepresidencia por haberme arriesgado a liderar movimientos que nadie se atrevía, de protesta.

 

Es entendible que a un personaje de derecha, como usted, no quiera a un personaje de izquierda como Petro…

El otro día me fui a fútbol y sentí la hostilidad de la gente, el odio que acaba produciendo violencia. Yo creo que está dividiendo la ciudad.

 

Lo que las FARC no han logrado en 40 años, generar un odio de clases en Colombia, lo está logrando Petro. Cuando usted prende esa mecha no sabe cómo la va a apagar y acabamos de pronto como Venezuela, con los muertos y la violencia.

 

¿No cree que la hostilidad no era por el tema político y petrista sino porque usted dijo alguna vez que era necesario electrocutar opositores o enemigos o vándalos?

 

Lo primero es que la caricaturización de lo que se planteó le hace daño a un debate de fondo, el uso de armas no letales.

 

Si el ejército venezolano hubiera usado esas armas no habría muertos, pero no, utilizaron balas. La mayoría de entidades o agencias de policía de control en los países desarrollados utilizan armas no letales. Utilizan ese tipo de instrumentos. Ese es un debate que esta sociedad tiene que dar. ¿O usted prefiere que a una manifestación vayan policías armados? Inclusive con balas de goma que pueden producir daños irreversibles.

 

En Bogotá se está creando una lucha de clases que va a destruir esta ciudad. Si seguimos con Petro se repetirá lo que está ocurriendo en Caracas y en Venezuela.

 

El señor Chávez y el señor Maduro envenenaron el alma de Venezuela y mire lo que tenemos, una Venezuela rota, con muertos, una Venezuela en la que hasta el tendero más pequeño es enemigo del estado porque el sector privado allá no tiene por qué existir. Aquí está pasando lo mismo.

 

Dos empresarios grandes, una empresa multinacional quería montar su sede en Bogotá. Encontró tal hostilidad que está yéndose a Chía. El mejor alcalde de Chía es Petro, se le están yendo todas las empresas, se está yendo el empleo, se están yendo los impuestos.

 

Otro empresario me dijo que ayer le tocó salir de 100 personas y pasando sus negocios a Barranquilla. Y lo más dramático, me encuentro a una familia amiga mía de unos empresarios importantes, los veo en el aeropuerto y les pregunto que si se van de vacaciones. No, me dicen, se van de Bogotá que se volvió invivible.

 

Estamos caminando ese sendero, el sendero de la pobreza, de la falta de competitividad.

 

Hablando de lucha de clases, ¿el dilema es Petro con el pueblo y usted con las élites bogotanas?

 

El tema no es de ahora, pero sí muy grave cuando Petro se declara por encima de la ley.

 

Manipuló la democracia. A él no le gustaba la revocatoria, se tiró la tutela, uno de los grandes instrumentos democráticos. A mí me parece que eso es deshonesto con la ciudadanía, con la democracia. El discurso de Petro invita al odio de clases. Quien esté en contra de él es de extrema derecha y eso le hace daño a la ciudad y al país.

 

¿Entonces hay que tumbar a Petro porque tiene un discurso chavista, porque tiene un discurso de extrema izquierda?

 

No. Esto no es una pelea contra la izquierda. Estoy absolutamente seguro que si estuviera de alcalde Antonio Navarro no estuviéramos en esto.

¿Quiere llegar a la alcaldía de Bogotá?

 

No. ¿Qué me voy a meter…?

 

Quiero hacer un debate por la calidad de la vivienda, la construcción, la movilidad. Que los bogotanos tomen una decisión.

 

A Francisco Santos lo quieren poco algunos sectores del uribismo. ¿Qué pasa con usted en el Centro Democrático?

A mí sí me quieren, creo que en la vida todo es así, a uno lo quieren y no lo quieren. En política uno no puede tomarse las cosas personalmente.

 

Un partido tiene diversas tendencias, un partido tiene, digamos, diversos líderes, y no todos los líderes están con uno. Entonces eso es parte natural de lo que es un partido político.

 

Óscar Iván Zuluaga dice que usted es un mal perdedor…

No, yo no voy a caer otra vez en ese escenario, Óscar Iván está haciendo la tarea. Aspira a recoger el viento de cola de 20, 25 senadores que va a tener el uribismo en las próximas elecciones, y creo que eso puede cambiar absolutamente todo el panorama presidencial.

 

Fabio Valencia Cossio admite que el uribismo está perdiendo popularidad de cara a las elecciones. ¿Se están desinflando como partido?

 

No creo. Eso lo vamos a ver dentro de tres semanas. El uribismo está haciendo la campaña que toca. Yo siento que hay un fervor uribista muy importante, esperemos a ver.

 

¿Cuántos senadores obtendría su partido?

 

El piso son 15 y el techo son 30. Se van a sorprender. Colombia no ha tenido un político como Álvaro Uribe en su historia.

 

Yo diría que en América Latina el único político que se le acerca a eso es Juan Domingo Perón. Obviamente él era un populista de izquierda.

 

A nivel personal, ¿se ha distanciado mucho de su primo el Presidente de la República?

Pero por razones políticas. En el tema personal no tengo absolutamente ningún problema. En el tema político sí. Creo que dilapidó una herencia.

.

Hablando en términos prácticos, ¿hay alguien que pueda impedir la reelección de Santos?

 

Lo que hemos visto es que el 67, 70% de los colombianos dicen no lo queremos reelegir, y eso se ha mantenido ahí en las últimas ocho encuestas.

 

El 30% del voto en blanco sigue muy fuerte, busca otra alternativa. Quien logre encantar, y eso va a pasar después del 10 de marzo, y logre dispararse, se va a montar en un tren de apoyos, en un movimiento parecido a la ola verde.

 

Está visto que Óscar Iván no ha logrado arrebatar…

 

Pero esperemos a ver qué pasa después del 10, esperemos a ver qué tipo de campaña hará después del 9 de marzo.

 

¿A usted le gusta más Marta Lucía Ramírez que Óscar Iván Zuluaga?

 

Lo de Marta Lucía es increíble. Marta Lucía derrotó a toda la clase dirigente de su partido con las bases. Eso lo logran muy pocas personas y eso la convirtió en un fenómeno político. Vamos a ver si recoge este inconformismo que hay.

 

Lo que siento es que el Presidente Santos tiene buenos números pero son blanditos, y con esos números blanditos uno no se puede sentir tranquilo.

 

Lo que sí le recomiendo a cualquiera de los candidatos es audacia. Son audaces o pierden.

 

¿Habrá segunda vuelta?

 

Es absolutamente claro. Y en ese sentido Oscar Iván, Marta Lucía o Enrique Peñalosa (el que pase a segunda vuelta) estará disputando de tú a tu la presidencia.

 

El doctor Enrique Peñalosa no ha salido a hacer campaña. Es un referente del uribismo, como alcalde de Bogotá, y viene de un partido de centro izquierda.

 

Hizo un buen gobierno (alcalde de Bogotá), es un hombre con autoridad, serio, que hace las cosas bien y viene de un partido de centro izquierda que es el Partido Verde.

 

¿Si el doctor Enrique Peñalosa pasa a la segunda vuelta usted ve al uribismo apoyándolo?

Creo que sí. Yo lo apoyaría. Si él pasa a la segunda vuelta no dudaría en hacerlo.

 

¿Le está dando el beso de judas?

 

No creo…(risas)

El objetivo fundamental del uribismo es derrotar al Presidente Santos. No estoy diciendo locuras.

 
El gobierno “se cura en salud” y ordena protección a todos los amenazados PDF Print
Written by Edgar Artunduaga   
Wednesday, 12 February 2014 06:49



El director de la Unidad nacional de protección, Andrés Villamizar, considera que es mejor –en su responsabilidad- pecar por exceso que por defecto y que todos los líderes de izquierda amenazados han comenzado a recibir protección especial del Estado.

 

Las ‘Águilas Negras’ y “Los Rastrojos” enviaron sendos comunicados amenazantes contra directivos de la Unión Patriótica, Marcha Patriótica y otros partidos de oposición.

 

“La Policía está iniciando una investigación de la mano con la Fiscalía para determinar el origen de estas amenazas. La mayoría llegan por correo electrónico y es relativamente difícil poder precisar el origen concreto. Lo que pensamos es que buscan generar zozobra, generar temor y miedo”.

 

Villamizar recibió instrucciones del Presidente Santos y el Ministro Iragorri, del Interior, en el sentido de que “hay que curarnos en salud y protegerlos a todos”.

 

“El Gobierno no va a permitir que ningún acto de amenaza se concrete y condenamos muy enfáticamente que se hagan este tipo de agresiones”.

 

¿Para curarnos en salud dijo el Presidente?

 

Exactamente. Y que era mejor que pecáramos por exceso y no por defecto y que no pusiéramos la vida de ninguna persona en riesgo por omisión o por falta de acción en este tema.

 

¿La más amenazada es Aida Avella?

Sí. Es la única persona que está mencionada en los dos panfletos. Yo he hablado personalmente con ella en dos ocasiones, tiene un esquema de protección muy robusto de parte nuestra. Ella está preocupada no tanto por la seguridad de ella misma sino de los otros dirigentes y de los seguidores de la Unión Patriótica.

 

Hemos establecido un plan de protección para todos los candidatos al Congreso, tanto Senado y Cámara, como los principales líderes de la Unión Patriótica en todo el país para que este partido pueda actuar con plenas las garantías. Vamos a garantizar que sea así y vemos con mucha alegría y optimismo que la Unión Patriótica esté nuevamente participando en el escenario político después de tantos años.

 

En algún momento Piedad Córdoba habló de 39 muertos de Marcha Patriótica y de gente de izquierda, ¿esa cifra se ha confirmado?

 

Nosotros recibimos un listado de parte de la doctora Piedad Córdoba de 29 personas muertas, pero hay que aclarar unas cosas:

 

Hay personas que presuntamente habrían muerto en combates con el Ejército o enfrentamientos con el Esmad. Obviamente en estos casos la Unidad Nacional de Protección no es la competente para determinar sino la Fiscalía tendrá que investigar si esas muertes se produjeron de manera legal, en combates con el Ejército, enfrentamientos con la Fuerza Pública, o si por el contrario hubo alguna irregularidad en esas muertes.

 

Una parte de ese listado sí son personas que fueron ultimadas por sicarios o que fueron asesinados en situaciones por fuera de combate. Nosotros revisamos ese listado uno por uno y lo que pudimos determinar para esos cerca de 14 casos es que para ninguno de ellos se nos había solicitado protección ni se nos habían denunciado amenazas contra ellos.

 

Lo cierto es que la Marcha Patriótica es una organización, una sumatoria de organizaciones tanto de índole social, político, sindical, que operan o trabajan y se mueven política y socialmente en zonas de conflicto armado, de alto nivel de violencia.

 

La invitación que le he hecho a los principales líderes de Marcha Patriótica, entre ellos la doctora Piedad Córdoba, también el doctor Iván Cepeda, Carlos Lozano, quienes además hay que resaltar, todos ellos cuentan con protección nuestra, que nos ayuden a determinar de las decenas de miles de militantes de la Marcha Patriótica cuáles en particular, cuáles líderes, pueden tener un riesgo en particular para poder brindarles la protección de parte nuestra.

 

¿Cómo se selecciona el personal de seguridad?

Pues hay una mezcla. Algunos escoltas provienen del DAS, especialmente quienes acompañan a los expresidentes de la República, porque trabajaron con ellos en sus gobiernos.

 

Igualmente tenemos exmiembros del M-19 y el EPL, tras firmar la paz con el gobierno.

 

Nosotros también heredamos escoltas del ministerio del Interior, que se manejan a través de una empresa privada que se escoge por licitación, pero estamos en el proceso de terminar esa tercerización y vincular los escoltas a la planta directamente.

 

Resalto que la gran mayoría de los escoltas son personas de confianza del propio protegido. En la mayoría de los casos el propio protegido ha escogido su escolta, una persona de confianza, bien sea un expolicía o un exdetective del DAS; el propio protegido sugiere su nombre y eso -en parte- explica el éxito del programa de protección hasta el momento.

 

¿Cuántas personas en Colombia tienen esquemas de protección y qué cantidad de personal está incluido en esos esquemas?

 

En este momento tenemos con algún tipo de medidas de protección cerca de 7.000 personas pero con esquemas de protección como tal, que tengan al menos escoltas armados y también en algunos casos vehículos, son cerca de 2.000 colombianos que tienen esquema de protección.

 

Tenemos unos tres mil escoltas que trabajan para la Unidad de Protección pero por supuesto también hay un número importante de hombres y mujeres de protección de la Policía Nacional.

 

Todo un batallón….

 

Y tenemos un presupuesto significativo, cerca de 200 personas de apoyo administrativo y un presupuesto total de 380 mil millones de pesos al año, que ha ido creciendo porque este Gobierno ha brindado garantías a más personas que nunca antes.

 

¿En tiempos electorales, usted y la gente de su oficina anda con los pelos de punta?

 

Yo ando con los pelos de punta por lo menos hasta el 9 de marzo, y por supuesto también un poco hasta mayo o junio cuando terminen las elecciones presidenciales.

 

Pero adicional a esto está el tema del proceso de paz que por supuesto también genera algunas inquietudes, y son momentos difíciles para el país. Pero creo que son coyunturas que van a dar una señal de esperanza y de optimismo para Colombia a futuro.

 

Es un sacrificio importante y necesario para que Colombia tenga un futuro en paz y en tranquilidad.

¿Ha sentido usted que sus teléfonos han sido chuzados?

 

En Colombia –por el historial de chuzadas- uno vive un poquito paranoico.

 

Entonces uno piensa que puede estar chuzado en un momento dado, uno se cuida de lo que dice por el teléfono, pero muchas veces yo creo que los colombianos confundimos el mal servicio de los operadores con síntomas de estar chuzados.

 

Las llamadas caídas, la mala comunicación, muchas veces es más fruto del mal servicio de los operadores celulares y no tanto de que uno esté chuzado.

 

Pero por supuesto que uno es prudente y se cuida.

 

El periodista Ricardo Puentes se queja de que usted le quitó la protección, estando él amenazado….

 

Con él me pasa algo parecido a lo que me pasa con muchas otras personas. Cuando tienen esquema de protección la Unidad es lo mejor que existe y yo soy el mejor funcionario del Gobierno, y cuando se le retira paso de un día para otro a ser el más grande vagabundo y el más grande hampón que trabaja para el Gobierno.

 

Ese es el caso de este señor que usted menciona. Yo soy supremamente respetuoso del trabajo de los periodistas, trabajamos de la mano con la FLIP porque las agresiones contra los periodistas no son solamente con balas, también con expedientes judiciales, con demandas espurias, con intentos de amedrentar la prensa libre.

 

Entonces yo me cuido mucho de entrar en conflicto con periodistas por ese motivo. Sin embargo, por las afirmaciones injuriosas y calumniosas de este señor contra mí y que ya pasaron de castaño a oscuro, lamentablemente me vi obligado a demandarlo penalmente ante la Fiscalía.

 

Pero lo importante para destacar - más allá del caricaturesco personaje- es que las decisiones de retirar los esquemas de protección no son capricho del director de la Unidad.

 

Hay un comité de evaluación de riesgo y recomendación de medidas, que toma decisiones técnicas basadas en estudios de riesgo. Es el único comité facultado para asignar o retirar esquemas de protección. Ahí participa la Fiscalía General, la Defensoría del Pueblo, además pues del programa presidencial de Derechos Humanos, todas las instancias del Gobierno y del Estado colombiano que tienen que ver con la protección.

 
Asprilla habla de la muerte. Y la vida… PDF Print
Written by Edgar Artunduaga   
Tuesday, 11 February 2014 05:27



Una cama doble, una mesa de noche. La silla donde está sentado y un tanque de oxígeno. Hay un sofá. No hay cuadros, ni flores, ni adornos. Tampoco santos, aunque a la entrada de la casa la Virgen María da la bienvenida.

 

Lo acompaña una enfermera. Su hijo Alan ha regresado del exterior para cuidarlo. También Inti, su otro hijo que anda en campaña. Quiere ser Representante a la Cámara. La madre falleció hace cuatro años. Un cáncer se la llevó en pocos meses, tras la aparición de una tos seca y fuerte. Sobriedad es la nota predominante.

 

Está prácticamente impedido para moverse por su cuenta. Aunque ha sido delgado, ha perdido por lo menos 20 kilos. Guillermo Asprilla, escudero del alcalde Gustavo Petro, describe su situación sin alarmismos:

 

Tengo una enfermedad neurológica delicada para utilizar un término un poco drástico. Desafortunadamente en el último mes me ha progresado de una manera muy rápida, al punto de limitarme la fonación.

 

Nunca he creído que deba hablar de esos temas en público. Tengo pudor de hablar de mi enfermedad. Nunca lo hice. Gustavo Petro lo hizo, quizás por un sentimiento de amistad. Yo hubiera preferido que la cosa se mantuviera más privadamente. No es que me vaya a morir ya, ni que esté en cuidados intensivos ni en estado terminal, pero sí tengo gravísimas dificultades de movilidad, de fonación, que han ido progresando. Esa es la realidad de mi situación de salud.

 

¿Qué limitaciones físicas tiene?

 

Este tema de la voz sí me ha afectado psicológicamente de manera fuerte, porque me limita la actividad básica que es la vida política. Dentro de esta coyuntura en la que se juega el proyecto nuestro, mi actividad es supremamente limitada. A mí me duele no poder acompañar a mi hijo en su campaña, no estar en los barrios, en el trabajo político.

 

Yo no sé cuáles son sus creencias religiosas pero ¿piensa que la vida se está ensañando contra su familia?

 

Nunca me hago esos cuestionamientos, porque no conducen a nada. Pienso que el azar existe. No puedo quejarme de la vida que me ha tocado. Tuve una circunstancia muy feliz con mi familia, con mi esposa, en la vida política, y esta circunstancia que me sobreviene ahora puede sucederle a cualquiera. Son temas del azar, de la genética, de la salud, de la lotería de la vida. Pero yo no me considero mal tratado por la vida.

 

Creo que hay que hacer el esfuerzo por mantener el equilibrio mental y el amor por la vida hasta donde sea posible, porque además en la vida uno no está solo. Uno se debe a los allegados, a la familia, a los amigos, entonces no puede convertirse digamos, en una carga continua de melancolía y de dolor para la gente. Esa es la circunstancia de la vida.

 

¿Se aferra a la vida, o a Dios o a quién para sobrevivir?

No soy un hombre religioso, pero a partir de la circunstancia de mi esposa yo percibí, de manera directa, la importancia que tiene la vida del ser humano, esa creencia en cosas superiores.

 

Digamos que creo en Dios, en una noción elaborada, en esa fuerza creadora, y que existen fenómenos adicionales a la simple materia. Creo que el espíritu existe, el alma humana, eso que es tan indefinible y es lo que nos mantiene en esta circunstancia de crear comunidades en las cuales existe el afecto, el amor, el odio, las pasiones, la historia. No creo que sea suficiente la explicación puramente materialista.

 

¿Qué es la vida para usted, doctor Asprilla?

 

Es una pregunta filosófica difícil.

 

La vida es la razón de ser de la existencia humana. Yo coincido con los que creen que vida y muerte son caras de la misma moneda. Entonces tenemos que honrar la vida como la propiedad más pura del universo.

 

Todo lo que atente contra la vida debe ser rechazado. Por eso somos ecologistas, por eso somos anticapitalistas, porque el capitalismo es bueno porque el comercio es una fuerza productiva grande, pero es malo cuando priva el derecho a vivir a quienes no tienen dinero, y el capitalismo es malo para la naturaleza, como lo fue el socialismo también, supremamente depredador.

 

La Unión Soviética y China en su deseo de un progreso acelerado, en la lucha contra occidente fueron supremamente depredadores. Entonces yo me acercaría más a esa visión holística de que hay que preservar la vida en su totalidad. Y la vida implica también la diferencia. Por eso nosotros profesamos esa concepción intrínseca de la tolerancia política, del derecho de todo el mundo a ser distinto.

 

¿Le teme a la muerte?

 

No tanto como a una vida difícil. La circunstancia mía es más dura en una agonía en términos de vida que la propia muerte.

 

No soy un obsesionado con la muerte, no me angustia. Creo que uno vive hasta cuando le toca. Sí le temo, como te digo, a condiciones terribles de vida que yo sé cuáles son.

 

Hay momentos en que la vida se vuelve una carga terrible con la persona que sufre determinadas patologías. En estos casos estoy de acuerdo con la muerte digna. Yo lo he visto, lo viví en el caso de mi esposa, por ejemplo. La gente que no ha vivido eso no lo entiende. Creen que el tema de la muerte es más filosófico, es más caprichoso, pero cuando  para un ser humano cada actividad vital se vuelve dolorosa, respirar, comer, moverse, es mejor una salida digna. He conocido a muchas personas en esa circunstancia.

 

¿Usted mismo presiente que se le vienen días muy complicados?

 

Siempre me levanto con la idea de que habrá mejoramiento, y hago el esfuerzo para que sea así. Hago fisioterapia todos los días. Si estuviera echado a morir no hacía nada. Trato de seguir las prescripciones médicas, dedicado a alternativas… Yo no creo que sea justo ni que sea sano mentalmente tener esa perspectiva de que todo va a irse deteriorando a pasos agigantados.

 

¿Podemos decirle a sus amigos y a la gente que usted no se va a morir pronto?

 

Eso no lo puede decir nadie, ni la persona más sana. Yo conozco casos sorprendentes.

 

Hay casos de muerte súbita de personas absolutamente sanas, con hábitos de vida en deporte, en cultura, todo, que de la noche a la mañana se van. Y conozco casos de personas de muy mal pronóstico que persisten durante años.

 

¿Qué escribiría hoy en su testamento, qué le deja a sus hijos?

 

Les pido que sean buenas personas, que tengan amor por la humanidad. Eso significa que tú no puedes convertir a las personas en cosas, que es lo que hace el capitalismo, convertir a un ser en materia de lucro, volverlo un objeto. Hay que ser buena persona en la vida.

 

Segundo, en mi caso, yo siempre quise asumir grandes retos, no hay que ser mezquino ni pequeño ante los propósitos. Grandes retos en todo. El que caza peleas pequeñas en eso se queda. Los grandes retos le dan un sentido a tu vida. Hay gente que se impone el reto de ser rico. Yo siempre rechacé esa alternativa. Me parece pequeño.

 

En tercer lugar, hay que preocuparse por el conocimiento. Lo que distingue al ser humano es el conocimiento, en el área que tú quieras pero hay que conocer, hay que estudiar.

 

En cuarto lugar, hay que persistir. Si pudiera recuperar algo del tiempo, iría más rápido, sería menos pausado, menos calmado de lo que fui durante muchos años. Muchos me han criticado, puedo ser muy impulsivo pero yo pienso que debí haber hecho cosas en menos tiempo.

 

 

¿Quiere enviarle un saludo a la gente que lo sigue, que lo quiere, y a la que no lo quiere también?

 

Sí, sobre todo que sintamos que ser distintos no nos obliga a matarnos. Que podemos y debemos convivir sin renunciar a lo que somos. Nosotros no le pedimos a (Álvaro) Uribe que deje de ser Uribe, lo que le pedimos es que admita que nosotros somos otros, que podemos convivir en el mismo espacio con proyectos distintos sin tener que exterminarlos.

 

Ese es el gran drama de este país, esa idea equivocada de que ser distinto es ser enemigo y que hay que liquidar al distinto. Esa es una idea equivocada de la democracia. La democracia no es el gobierno de las mayorías, es una noción simple, incluso equivocada de la democracia.

 

La democracia, dice (John) Rawls, que es un filósofo norteamericano, es el único sistema que permite que coexistan con reglas comunes personas o grupos que profesan concepciones opuestas o incompatibles, esa es la democracia, distinta del comunismo o del fascismo que eran tesis diferentes, derecha e izquierda, pero de partido único. No permitían el disenso.

 
El gobierno impone seguridad social para 800 mil taxistas PDF Print
Written by Edgar Artunduaga   
Sunday, 09 February 2014 16:22



El gobierno mantiene la decisión de lograr la seguridad social para más 800 mil taxistas del país, toda una revolución laboral en este gremio que trabaja a destajo, en una actividad que implica innumerables riesgos. Un taxi con su licencia vale hoy por lo menos $100 millones.

 

No hay salario mínimo, aclara el Ministro de Trabajo, Rafael Pardo, para despejar dudas que alarman a los dueños de vehículos y también a los taxistas.

 

“El propósito es seguridad social para todos los taxistas, que tengan protección de salud, de pensión y de riesgos laborales. Hoy solamente unos 50 mil taxistas están dentro del sistema de seguridad social. Los otros 750 mil carecen de toda protección”.

 

El ministro considera que este es un sector muy complejo, el de taxis. Hay grandes empresas muy serias; hay cooperativas que actúan como empresas que tienen la relación con la autoridad de tránsito, para la operación de los vehículos. Están los propietarios de 500 mil taxis…

 

La situación de los conductores de taxis es dramática, según el ministro Pardo:

 

No tienen seguridad social, no tienen protección. Si por un accidente no pueden trabajar ocho días no tiene ingreso esa semana. Tampoco seguros de accidentes.

Ni cuentan con ahorro para la pensión. Probablemente dispongan únicamente del Sisben.

 

Entonces lo que queremos es que haya un primer paso muy importante, y es crear protección social para todos los taxistas.

 

¿Cómo? Ligando los instrumentos de control que tiene el Ministerio de Transporte y las alcaldías con los instrumentos de protección social que tiene el Ministerio de Trabajo. La idea es muy simple, que en la tarjeta de operación del taxi, que es lo que le permite salir a ese carro a recoger pasajeros, esté determinado que pagó la seguridad social del mes anterior. De lo contrario, el carro no puede circular.

 

Será una responsabilidad del conductor, el propietario que recibe el ingreso diario del vehículo, y la empresa que es la que debe velar porque los conductores de los vehículos afiliados paguen la seguridad social cada mes. Es una obligación de todos.

 

¿Y cómo garantizar que sea de todos, incluyendo al dueño del taxi?

 

La responsabilidad es de todo el conjunto, pero redunda en que el conductor tenga la seguridad social. Estamos en el proceso de explicación.

 

Y sobre todo convocar a los piratas….

 

Convocar a los piratas y decirles que se fueron, que chao.

 

Eso no ha sido posible en Colombia hace mucho rato.

 

Aquí en Bogotá es bastante desordenado todo el sistema de seguridad social, pero en Medellín funciona bien.

 

¿Y cómo lo hacen?

 

Con este sistema que le digo.

 

¿Y quién lo presiona, quién lo dispone, quién lo dirige?

 

La tarjeta de operación tiene que tener incluido el sistema.

 

¿Decisión de la alcaldía?

 

No. En Medellín existe hace 30, 40 años. Hay muchos taxistas pensionados. La mayoría de los taxistas están cotizando al sistema de seguridad social.

 

Es una profesión...

 

Claro, eso permite además profesionalizar, permite elevar la condición de servicio.

 

¿Señor ministro, no será voluntario entonces el tema de la seguridad social para los taxistas?

 

No. La idea es que todos tengan seguridad social.

 

Como es un sector complejo, el Ministerio de Transporte tiene unas regulaciones a su cargo, las alcaldías también y el Ministerio de Trabajo. En esto coinciden los tres componentes institucionales en ese tema.

 

Llevamos 45 meses de trabajo con todos los sectores a nivel de Bogotá y a nivel nacional y seguiremos en eso. Llevamos cuatro meses en este proceso hablando con todos los actores del sistema, la mayoría de las ciudades grandes del país y las pequeñas.

 

¿Y con qué peros se ha encontrado?

 

La gente tiene una idea equivocada de que la seguridad social es gratis. Todos quieren seguridad social, pero que la pague otro.

 

¿Si estoy en el Sisben para qué más seguridad?

 

Eso es lo segundo, si estoy en el Sisben no necesito más. Pero fijese, cada vez que hay un accidente, un problema de algún conductor de taxi, el drama es terrible. No hay plata para el entierro, la familia no queda con protección, quedan unas incidencias legales en la empresa y en el propietario del taxi porque no tiene la debida afiliación. El sector requiere una gran formalización.

 

¿Y qué pasa al respecto con los mototaxis?

 

El mototaxismo es muy grande y es un dolor de cabeza en muchas alcaldías del país. Pero estamos hablando del servicio de taxi regular, legal y formal, que tiene una gran informalidad en seguridad social, pero que es un servicio formal dentro del esquema económico.

 

¿Quién aplica, quién sanciona?

 

Son temas en los cuales, en el detalle, está la operación del sistema y eso le preocupa a todos. Tenemos que buscar resolver de la mejor manera la mayor parte de las inquietudes.

 

Sí. ¿Eso se hará en este gobierno de Santos o en el próximo?

 

En este gobierno de Santos para que sea aplicable.

 

La idea es que hay seis meses para que todos queden incluidos en la seguridad social. Ese es el proceso, y unos acuerdos de formalización que hará el Ministerio del Trabajo con empresas que tendrán un alcance de unos 36 meses.

 

¿De dónde sale la versión de que el gobierno buscaba salario mínimo para los taxistas?

 

La cotización a seguridad social es sobre la base de salario mínimo, pero eso no quiere decir que el ingreso del taxista sea de salario mínimo, ni que necesariamente tenga un horario ni unas ocho horas de trabajo ni que tenga, una remuneración derivada de un contrato laboral inicialmente. Lo que estamos planteando es seguridad social.

 

¿No importa que trabajen 15 horas?

 

Que tengan seguridad social. Si la persona cree trabajar 15 horas es la manera de tener unos ingresos más importantes que trabajando seis horas pues es una actividad en la cual hay una libertad de trabajo.

 
« StartPrev12345678910NextEnd »

Page 10 of 98


Edited: Giovanni Alarcon Moreno
Free counter and web stats